Archivo

PENALIZACIÓN DEL SIDA DIO POSITIVO

Ni el condón puede salvar a un portador del virus del Sida de convertirse en un delincuente. Ayer la Comisión Primera del Senado aprobó un castigo de tres a ocho años de prisión a las personas que, a sabiendas de que están contagiadas, incurran en prácticas mediante las cuales puedan contaminar a otra persona .

15 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

La norma está contenida en el proyecto de reforma al Código Penal que pasó su primera prueba ayer en el Congreso, y de inmediato produjo una fuerte controversia entre las entidades que trabajan en la prevención y lucha contra el Sida.

De acuerdo con los expertos, la vaguedad de la norma puede originar serios problemas, pues exige que todo portador positivo deba hacer manifiesta su condición, independiente de que se proteja o no, lo cual viola el derecho a la intimidad.

Por otra parte, recalcan la gran dificultad para comprobar que una persona contagió intencionalmente a otra y rechazan la intención de la ley de hacer recaer todo el peso de la responsabilidad de contagio en las personas infectadas.