Archivo

FRACASA CUMBRE DE ORIENTE MEDIO

Como un rotundo fracaso catalogaron ayer los analistas la cumbre tripartita de Erez presidida por el presidente estadounidense Bill Clinton que pretendía desbloquear el proceso de paz de Oriente Medio.

16 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

Aunque Clinton consideraba cumplida su misión para volver a poner en marcha el proceso de paz , en realidad lo único que pudo anunciar tras la reunión para la reconciliación y la paz con el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu y el líder de la Autonomía Nacional Palestina Yasser Arafat, fue la creación de dos comisiones para debatir los asuntos aún en conflicto y que la semana próxima regresará la secretaria de Estado norteamericana, Madeleine Albright, a la zona.

Durante la gira el gran beneficiario fue sin duda Arafat, que logró el reconocimiento de facto de E.U. principal aliado de Israel y primera superpotencia del mundo para su Estado palestino en ciernes.

Mientras Clinton vuelve hoy a Washington con las manos vacías de una visita crucial para su propia imagen ante el Congreso, Netanyahu, que también ha violado los acuerdos para la paz con los palestinos, puso al borde del abismo las relaciones únicas de Israel con E.U. e insistió en que de momento no cumplirá con la segunda fase del repliegue de Cisjordania previsto para el viernes, según el acuerdo de paz de Wye.

PIE DE FOTO: La cumbre de Erez se desarrolló en medio de la tirantez generada por el espaldarazo dado por Clinton al líder palestino Yasser Arafat en Gaza el lunes.