Archivo

BOLARDOS :

16 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

En Bogotá se tiene la mala costumbre de parquear encima del andén, al frente del almacén que se pretende visitar. Muchos piensan que eso es lo normal, que es un derecho adquirido. Pero a renglón seguido se quejan de la falta de andenes y de lo hostil que es la ciudad con los peatones. Y hablan de que hay que recuperar el espacio público.

Esto comportamiento esquizofrénico es el que ha mantenido a la Capital sumida en una profunda crisis. Para superarla , hay que tomar decisiones radicales como las que han adoptado las autoridades distritales con los bolardos.

Estamos seguros de que en una ciudad en la que la gente pueda caminar ( y no le toque andar por la calle o hacer malabarismos entre los carros invasores de andenes), ganará todo el mundo : los peatones - especialmente las personas mayores, los discapacitados, los niños - y los comerciantes.