Archivo

FRENO AL CONTRABANDO:

19 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

Debe reconocerse que con el contrabando ha habido en el país un vergonzoso régimen de tolerancia, como lo demuestra el hecho de que hasta ahora solo es penalizable cuando su cuantía supera los 200 millones de pesos. Le basta al contrabandista con fragmentar los alijos para ponerse al margen de la sanción de orden penal.

Ese régimen inverosímil afortunadamante para el país y para la comunidad acaba de ser modificado por el Congreso en el estudio del nuevo Código Penal, pues el tope de 200 millones ha sido rebajado a solo 20 millones. Complementariamente se han aumentando hasta en cinco años las penas de prisión a quienes introduzcan mercaderías de contrabando por más de 40 millones, y se ha establecido que no podrán favorecerse con el beneficio de la excarcelación.

Al fin se ha empezado a comprender que el contrabando debe ser reprimido severamente, si bien hay que recordar que tan responsable es quien introduce el contrabando, y el que lo vende, como quien lo compra.