Archivo

SERPA TAMBIÉN OYÓ RUMOR DE GOLPE

El espectro de un golpe militar estuvo rondando al gobierno de Ernesto Samper hasta mucho después del asesinato de Alvaro Gómez Hurtado.

19 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

Incluso su mano derecha, el entonces ministro del Interior, Horacio Serpa Uribe, aludió a esa posibilidad en correspondencia que, aunque tenía carácter privado, relató en papel con los membretes de su despacho.

El 22 de agosto de 1996 nueve meses después del magnicidio Serpa le escribió una carta a su viejo amigo Hugo Mantilla, reconocido dirigente de la derecha santandereana, para rebatir la idea defendida por éste en distintos círculos y consistente en que el presidente debía renunciar, por la inviabilidad política de su Gobierno e incluso por la latente posibilidad de que las Fuerzas Armadas desatarán una situación de facto.

Sobre este último tema (la posibilidad de un golpe), Serpa le escribió a Mantilla en los siguientes términos: Qué hay problemas? Sí! Qué deben buscarse soluciones? También! Pero legítimamente, buscando a conciencia la salida apropiada. Tengo la seguridad de que en ello piensan las Fuerzas Armadas, que en su integridad, profesionalismo y querencia por Colombia, no ejecutarán ni propiciarán gestión ninguna que lesione su honor ni manche el irreductible destino democrático de Colombia. (Ver facsímile).

Es muy probable que los investigadores del caso Gómez decidan reconstruir, a partir de documentos inéditos y correspondencia que en su momento fue confidencial, como se gestaba el pretendido golpe y mirar una opción distinta a aquella que hoy indica que el ex designado conservador fue asesinado con el concurso de algunos miembros del estamento armado.

Quizás por esta razón el fiscal general de la Nación, Alfonso Gómez Méndez, ha planteado que la investigación por la llamada conspiración tomará un camino distinto al que hoy transita el proceso por el magnicidio.

Se sabía en la Picota? Existen varios filones de información que aún no ha sido judicializada, es decir, incorporada oficialmente al expediente, pero que puede ser útil para los investigadores si deciden explorar esas opciones.

Agentes de un organismo de seguridad estatal han trabajado en la verificación de datos, según los cuales un manifiesto preparado por los pretendidos golpistas, del cual ya se ha hablado públicamente, (Ver información anexa) fue conocido en la penitenciaría La Picota por los jefes del cartel de Cali meses antes de la muerte de Gómez Hurtado.

Informantes que por ahora han sido mantenidos en reserva, han asegurado que ese documento les fue llevado por el ex viceministro de comunicaciones Rommel Hurtado.

Hasta hoy, Hurtado, que en el pasado quiso propiciar contactos entre los Rodríguez y oficiales del Bloque de Búsqueda en la época en que los jefes del cartel no habían caído todavía, ha dicho que el manifiesto le llegó por correo a su casa en agosto de 1996 y que él se limitó a ponerlo en conocimiento del presidente Ernesto Samper.

Hurtado respondió con una sonrisa cuando EL TIEMPO lo consultó sobre el tema y se limitó a comentar que se trata de una versión absurda y descabellada. Yo si he ido a la cárcel Picota, pero nunca he estado en el pabellón de alta seguridad. Mis visitas allí han sido muy recientes y datan del momento en que el ex congresista Carlos Oviedo, paisano y amigo personal, fue capturado , declaró.

Es bien sabido que el doctor Carlos Oviedo está recluido en las casas fiscales y que entre esa zona y el pabellón de alta seguridad no existe ningún tipo de comunicación. Esto lo puede verificar responsablemente quien desee , agregó.

El nombre de un abogado, que lo habría acompañado, se mantiene en reserva, pues aún no ha sido posible localizarlo para escuchar su versión.

El documento, en todo caso, tendría un vivo interés para los Rodríguez porque dejaba claro que una de las primeras decisiones que tomaría la junta cívico-militar del gobierno, sería ejecutar la extradición sin limitaciones.

La investigación sigue manejando como hipótesis la posibilidad de que la presidencia de esa junta le hubiera sido ofrecida a Gómez.

Las indagaciones sobre la conspiración ya llevaron a la Fiscalía al general (r) Luis Bernardo Urbina, ex director de los servicios de inteligencia del Ejército y a su entonces segundo de a bordo coronel Gustavo Castro.

Urbina le dijo a la Fiscalía que nada tuvo que ver con la preparación del manifiesto de los golpistas. Castro, por su parte, insistió en que su relación con el tema se limitó a la elaboración de algunos informes de análisis político-militar sobre la situación de Samper, pero también negó haber conocido el manifiesto.

LA ESENCIA DEL MANIFIESTO DE LA CONSPIRACION Los documentos del manifiesto fueron encontrados por agentes del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía en la casa de Rommel Hurtado.

Los papeles, que siguen siendo estudiados por los investigadores, hacen referencia a temas específicos.

Inicialmente se hace un análisis sobre la crisis que generó en el país el llamado proceso 8.000, que investiga el ingreso de dineros de los narcotraficantes a las arcas de funcionarios y personajes públicos.

Los documentos dan cuenta, en forma detallada, de las acciones que tomaría la Junta Militar luego del golpe de Estado.

Entre estos puntos, quizás uno de los más sensibles, estaba aplicar la extradición sin condicionamientos.

Otras de las acciones a tomar son las siguientes: El poder y el control del Estado sería asumido por una Junta Militar de Gobierno.

Se anularían las credenciales del Presidente y del Vicepresidente de la República. También se nombrarían nuevos Procurador y Contralor General por considerar que, quienes ocupaban esos cargos en ese momento, eran corruptos.

El Congreso de la República sería cerrado por falta de legalidad y sus atribuciones las asumiría el Consejo de Ministros hasta cuando fuera promulgada y comenzara a regir una nueva Constitución Política de Colombia.

La Junta Militar convocaría a una Asamblea Nacional Constituyente, doce meses después de tomar el poder y estaría conformada por 120 diputados.

Se decretaría una ley de amnistía, con algunas limitaciones, para darle la oportunidad a aquellas personas que estuvieran fuera de la ley, de incorporarse a la sociedad y a la vida pública.

En lo que tiene que ver con la Rama Judicial, la Corte Suprema de Justicia pasaría a ser una sala Constitucional de acuerdo con la Constitución de 1886.

Precisamente, a raíz de la promulgación de la Constitución de 1991, el control constitucional de Colombia quedó confiado a la Corte Constitucional. La Corte Suprema de Justicia ya no tiene competencia para revisar las demandas presentadas por los ciudadanos contra las leyes expedidas por el Legislativo.

Como mecanismo para restablecer la seguridad en las ciudades, la Junta Militar , reviviría la ley ejemplar sobre vagos, maleantes y rateros de Alberto Lleras Camargo.

Esto quiere decir, que las personas mayores de 10 años deben ejercer algún tipo de oficio o, de lo contrario, serían recluidas en granjas donde se les ofrecería trabajo, como una obligación estatal.

La Junta Militar respetaría y mantendría los tratados internacionales.

En lo que tiene que ver con la Rama Judicial, la Corte Suprema de Justicia pasaría a ser una Sala Constitucional de acuerdo con la antigua Constitución de 1886.

LA MAFIA ESTA IMPLICADA : ENRIQUE GOMEZ Hasta hoy, el senador Enrique Gómez Hurtado ha atribuido el crimen de su hermano Alvaro Gómez al régimen . Es más, no ha dudado en decir que los verdaderos autores del magnicidio están en libertad. Cuál es el alcance de sus afirmaciones? Así habló con EL TIEMPO: A qué se refiere exactamente cuándo usted le atribuye el crimen de Alvaro Gómez al régimen? Me refiero exactamente a lo que Alvaro venía diciendo cuando fue asesinado: él decía que había que tumbar al régimen. La declaración última de él fue dos días antes del asesinato y él explicaba en qué consistía el régimen: dentro del régimen hay liberales y conservadores, dentro del régimen hay empresarios, pueden estar las Fuerzas Armadas y está una parte importante del sistema judicial.

Usted cree que dentro del régimen hay gente de la mafia? Desde luego que sí. Parte de todo el régimen e incluso una buena parte de los miembros del Congreso, algunos de ellos conservadores pero también pertenecientes al régimen, están en la cárcel por haber estado directamente conectados con el sistema de la mafia. Y todavía en el Congreso hay gente que fue elegida con los dineros de la mafia.

Cuándo dice que los autores del crimen de su hermano están en libertad se refiere a los intelectuales o a los materiales? Lo que hay son unos presos ahí, cuya autoría no sé, eso es ya problema de la Fiscalía y de los jueces decir si fueron o no fueron. Pero desde luego, cuando uno conoce los nombres y las calidades de las personas que supuestamente o realmente, no es mi caso analizarlo, asesinaron a Alvaro Gómez, la pregunta inmediata es quién le dio la orden o quién les pagó. Y precisamente a esa parte, a la segunda escala, no hemos podido llegar.

Usted se refiere a los autores intelectuales? A los que pagaron eso. Uno no puede aceptar que un señor, que se llame como se llame, un día se levante por la mañana en su casa y resuelve que va a ir a matar a Alvaro Gómez, eso tiene detrás no sólo un plan sino muchísimo dinero, y ese segundo espacio no lo ha podido encontrar la investigación.

Sabe cuánto se pagó por el asesinato del doctor Gómez? Alguna persona, esos que dicen que saben de eso, me dijo que eso no podía haber valido menos de 250 millones de pesos, pero desde luego no soy un agente de bolsa de los asesinatos, no tengo la idea de cuánto valdrá. Aquí lo que se está pagando por matar a una persona como Alvaro Gómez vale 250 millones de pesos. Como él era muy sencillo, porque andaba sin guardaespaldas y tenía horario para ir a dictar su clase, entonces eso debió salir un poco más barato porque era más fácil. En esos términos duros se los dicen a uno.