Archivo

MÉXICO PISA FUERTE EN EL PROCESAMIENTO DE DATOS

Ahora que está a punto de comenzar la temporada de compras navideñas, esta ciudad fronteriza se prepara para recibir a los clientes estadounidenses. Pero no en sus tiendas, sino en las oficinas que procesan cada hora miles de transacciones de tarjetas de crédito y cheques. (VER MAPA INFOGRAFIA: UN TRABAJO QUE CRUZA LAS FRONTERAS)

01 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

Sí, señora, le puedo ayudar , dice en inglés Gerardo Torres, de 26 años, hablando a través de un micrófono inalámbrico mientras sus dedos escriben a toda velocidad en un teclado. Puede decirme el código de ese cheque? .

El operador, que se identifica como Jerry , es uno de los miles que trabajan procesando datos y que luchan contra el reloj en las ciudades mexicanas fronterizas con Estados Unidos.

Con más de US$300 millones en facturación anual, México está superando a rivales de habla inglesa como Irlanda, India y varios países caribeños como el principal destino de procesamiento de datos de EE.UU. en el extranjero. Y todavía hay espacio para crecer: los consultores de la industria estiman que sólo el 10% del manejo de datos de EE.UU. se realiza en otros países.

Las empresas están enviando sus datos a México prácticamente por las mismas razones que las empresas de manufactura de EE.UU.

se establecieron aquí en los años 70 y 80: su cercanía con EE.UU., la mano de obra barata _el salario promedio de un trabajador del sector inferior a los US$70 semanales_ y la presencia de infraestructura para procesar grandes flujos de información.

Empresas de procesamiento de datos como la filial en Ciudad Juárez de National Processsing Inc (NPC), de Louisville, Kentucky, donde Torres trabaja autorizando solicitudes de crédito, procesan todo tipo de datos, desde transacciones bancarias hasta pedidos para clubes de compra de libros. Las otras 15 ó 16 empresas que se han establecido en la frontera analizan itinerarios para empresas de transporte y procesan reclamaciones de seguros médicos. Pueden hacerlo debido a la abundancia de angloparlantes en la frontera, según León Satero, fundador de Newport Beach Data Entry Inc.

Este hecho permite a las operaciones mexicanas de datos realizar tareas más complejas. Y la creciente sofisticación está atrayendo a importantes inversionistas. GE Capital Corp., filial de General Electric Co., pagó el mes pasado US$35 millones por el 80% de Electronic Data Management International Inc., empresa que tiene tres oficinas de procesamiento de datos y 2.000 empleados en el norte de México.

Los viejos días de hacer lo que se pueda están dando paso a negocios de mayor valor añadido , dice Danny Vickers, presidente de Electronic Data. México está subiendo en la cadena de alimentación . Con el respaldo de GE, la empresa espera duplicar sus ingresos en un año.

Una de las razones que explican la mejora de posición de México entre sus competidores está relacionada con la tecnología. En caso de que se estropeen los escáners de alta tecnología, transmisores de microondas y máquinas que utilizan estas empresas, pueden encontrar las piezas de repuesto y los técnicos a sólo minutos de la frontera.

Algunos clientes quieren evitar mandar cualquier documento fuera del país o incluso fuera de la empresa , dice Jack Roettinger, director de las operaciones de NPC en México. Para algunos de sus clientes, la empresa procesa datos que llegan como imágenes enviadas de sedes empresariales a cientos de kilómetros de distancia. Para otros, simplemente guarda los documentos, los escanea en El Paso, Texas, y después envía las imágenes a través de la frontera por medio de microondas.

La cercanía y el costo fueron los principales factores que impulsaron el año pasado a NPC a trasladar su negocio de procesado de pasajes aéreos desde Jamaica a México, donde máquinas distribuidoras de alta velocidad procesan los datos de más de un millón de recibos diarios. Los clientes de aerolíneas de NPC no reservan sus billetes hasta que se introducen sus datos, por lo que la velocidad y eficacia son críticas. Cualquier retraso es caro si se considera que por la oficina pasan diariamente US$500 millones en recibos. Las pérdidas en intereses pueden suponer millones de dólares cada hora.

No todos los contratos son tan importantes como los de las líneas aéreas, pero la contracción del mercado laboral de EE.UU. ha obligado a NPC a trasladar más trabajo al otro lado de la frontera. Incluso después de ofrecer a nuevos empleados de sus centros de llamadas en EE.UU. un bono de US$100 si se quedan dos meses, ha tenido dificultades para ocupar todas las plazas. NPC decidió expandirse en México hace un mes y cerrar su último centro de atención de llamadas en Nueva Jersey.