Archivo

CALI ES EL GALLO

Se dice y ellos lo demuestran en la cancha: No lo duden, integran el mejor medio campo que tiene el fútbol colombiano en este momento cuando faltan 90 minutos ( o 180?) para que caiga el telón de la temporada-98.

20 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

Martín Zapata, Hermann Gaviria, John Wílmer Pérez, Mayer Candelo y Arley Betancourth enloquecen con su fútbol.

De Zapata, sus compañeros dicen que siente una pasión desmedida por los gallos de pelea; de Gaviria aseguran que es el menos hábil con la pelota, pero práctico; de Pelusa Pérez expresan que aunque parece el niño mimado por su aparente fragilidad, tiene gran capacidad para recibir golpes de los rivales; de Candelo que aunque es el más delgado tiene buena resistencia; y de Betancourth, todos opinan que es un volante muy completo por la dinámica.

Los cinco se hacen bromas y charlan en el momento que están en la concentración.

No me gustan las concentraciones, pero las acepto porque así se consiguen, buenos resultados , dijo Zapata.

Gaviria entró en el diálogo. El no puede dejar sus gallos de pelea solos. Los mantiene careando y cuando regresa ya están otra vez mansos .

Los cinco rieron. La mirada de Zapata en el rostro de Gaviria y en una florecilla blanca del papel que estaba ahí, en la mesa, burdamente dibujada.

Y bien, Martín? Es el momento de sacudirse , dijo con risas Pelusa Pérez.

Lo que pasa es que Martín goza con sus gallos porque es una pasión que tiene desde pequeño , insistió Candelo y miró a Betancourt con curiosidad, pero éste no pestañeó.

Creo que me tocó a mí sacarlo de este berenjenal , expresó Betancourth.

Vamos, muchachos, no se exalten por mí. Este tema nunca me revuelve la bilis , dijo Zapata.

Huuuy!, ahora sí la cosa se puso seria , respondió Gaviria y de inmediato los cinco rieron a carcajadas.

Así vivimos estos momentos en nuestra concentración, no hay nada anormal. En ocasiones nos reunimos en una habitación a escuchar música o vemos televisión , relató Candelo.

Vio? Por eso es que estos niños maduran rápido , dijo Zapata... El ya quiere armar un argumento teatral o de novela, pero lo que sí nadie se molesta, en este grupo, es que nos llamen los enanitos verdes . Creo que la gente lo dice con cariño y es hasta respetuoso el calificativo. El único alto aquí es Gaviria .

Candelo estaba a punto de protestar con energía, pero Betancourth señaló hacia la salida que conduce de la Casona a la cancha.

En pocos minutos nos toca ir a hacer lo que sabemos , exclamó Betancourt.

El fútbol para nosotros es una religión. Es más que eso. Y por ello, al menos, a mí, hasta me gustó el calificativo de enanitos verdes . Esto hace parte del fútbol , dijo Candelo.

Betancourth se encogió de hombros. Zapata, quien se había dado vuelta para responderle, lo examinaba con fijeza.

Es cierto lo que dice Mayer , terció La Pelusa Pérez.

Nosotros hacemos lo que queremos y ello nos permite llevar el sustento a nuestras familias , replicó Gaviria con evidente placer. Por eso entiendo lo de Martín y su afición a los gallos .

Continúa, sigue luciéndote! , profirió de repente Zapata.

Tranquilo, mi querido Martín. Hermann está organizando otra de sus bromas. Y eso que aquí no está Mario Alberto Yepes, el otro bromista del grupo , dijo La Pelusa .

Caballero! , exclamó Zapata haciendo un gesto de dignidad ofendida. Imagino que no van a decir que estoy molesto por este asunto de los gallos .

Y todos acompañaron a Martín en la ruidosa carcajada, mientras se dirigían a la cancha porque había llegado la hora de entrenar. Hoy esperan a Caldas y están convencidos de que para ganar el título, Cali es el gallo.