Archivo

EL MERCADO DE LAS ALMAS

20 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

La oferta es variada. Desde redes de solidaridad, hasta auxilio económico en casos de desempleo. Cualquier medio es bueno para extender la palabra de Dios. Así lo demuestran las técnicas empleadas por las diversas iglesias para captar un mercado potencial compuesto por católicos insatisfechos y personas sin filiación religiosa.