Archivo

E.U., E IRAK EMITEN PARTE DE VICTORIA

Washington, Londres y Bagdad dieron un parte de victoria 24 horas después de haber cesado los bombardeos aéreos sobre el territorio iraquí.

21 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

El presidente Saddam Hussein en una alocución desde Bagdad afirmó que el pueblo iraquí había triunfado. Han respondido merecidamente a lo que vuestros dirigentes esperaban de ustedes, y a vuestro hermano y camarada Saddam. Dios os compensará bien y coronará vuestros corazones con clara victoria agregó.

Sus comentarios contenían además amonestaciones al mundo árabe por no haber respaldado a Irak en su disputa por las sanciones e inspecciones de las Naciones Unidas.

Saddam dijo a los iraquíes que vuestro sacrificio ... despertó a los que estaban dormidos o los que simulaban estar enfermos, de los cuales hay muchos en la nación árabe y en el mundo .

La prensa iraquí acompañó las declaraciones de Hussein prometiendo no transar respecto a las inspecciones de armas de la ONU. Otra vez victoriosos! dijo un titular del semanario Al-Musawir Al-Arabi.

Asimismo, el diario Al-Jumhuriya dijo ayer en un titular de color rojo Juren por Dios, nunca negociaremos , en alusión a las inspecciones de armas.

El gobierno iraquí no informó sobre una cifra final de bajas por los bombardeos, pero informes previos habían informado de por lo menos 42 muertos y 96 heridos.

Pero si en Bagdad había euforia entre la prensa y el gobierno, en Washington la situación era similar. Los máximos responsables de la seguridad de Estados Unidos intervinieron ayer en varias cadenas de televisión del país para explicar una estrategia basada en la contención militar y económica indefinida de Irak, incluso en ausencia de los inspectores de armas de la ONU.

Lo consideramos como un ataque muy exitoso hasta el momento. Nuestro éxito crecerá casi a diario según vayamos completando nuestras evaluaciones , dijo el jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Henry Shelton.

Teníamos unos objetivos militares muy específicos. Esos objetivos se han cumplido a nuestro parecer , agregó el secretario de Defensa William Cohen, que apareció junto a Shelton en un programa de la cadena CBS.

No obstante, diversos críticos dijeron que al recurrir a los bombardeos, Washington acabó con cualquier posibilidad de supervisar los programas de armas de Irak sobre el terreno, sin ningún progreso hacia el derrocamiento del presidente iraquí Saddam Hussein.

En Londres el premier británico, Tony Blair, acompañado de sus ministros de Exteriores y Defensa, Robin Cook y George Robertson apostaron por una nueva estrategia de contención para evitar que el régimen de Bagdad vuelva a amenazar a sus vecinos del mundo mientras expusieron los resultados y las razones por las que se dispuso la campaña Zorro del desierto . Como parte de esta estrategia de contención, puedo anunciar hoy que el portaaviones Invencible navegará hacia el Golfo y estará allí en enero después de finalizado el Ramadán , dijo el primer ministro.

La estrategia a seguir también pretende asegurar que se respeten las sanciones contra Irak, al tiempo que se quiere ver la forma de ayudar al pueblo iraquí, que pasa hambre y necesita medicinas.

En los cuatro días de bombardeos sobre Bagdad se lanzaron más de 491 misiles de crucero, más que en la Guerra del Golfo, y se realizaron más de 200 ataques aéreos, informó Blair.

El político británico aseguró que Hussein está ahora en una posición mucho más débil y necesitará varios años para reconstruir su capacidad militar.

Unos 100 blancos fueron alcanzados, entre ellos unos 30 lugares donde se fabrican armas de destrucción masiva, instalaciones de comunicaciones y de la Guardia Republicana, fuerza de élite del régimen de Bagdad.

Blair justificó por completo la intervención militar, y así demostró sin duda que es el mejor aliado de Bill Clinton, cuando el presidente de E.U. afronta un proceso de enjuiciamiento.

Desde el Golfo La secretaria de Estado Madeleine Albright declaró misión cumplida el ataque a Irak, pero dijo que Estados Unidos podría tener que repetirlo si el presidente Saddam Hussein reconstruyera la capacidad de producción de armas de destrucción colectiva.

El presidente francés Jacques Chirac llamó ayer a una revisión de un embargo petrolero internacional contra Bagdad que dura ya ocho años, argumentando que las condiciones de vida en Irak tenían que ser mejoradas urgentemente.

El Papa Juan Pablo II expresó amargura por los ataques y señaló que las esperanzas del respeto a la ley internacional se habían desvanecido. No sólo siento una profunda pena por el pueblo iraquí, sino que me siento amargado de ver cuán frecuentemente las esperanzas puestas en el poder y la validez de la ley internacional y en las organizaciones llamadas a garantizar su aplicación, quedan frustradas , dijo.

El gobierno alemán a través de su canciller, Gerard Schroeder llamó a Irak a reanudar su cooperación con Naciones Unidas sin demora y sin reserva .

El secretario de las Naciones Unidas declaró que las sanciones no consiguieron devolverle sus sentidos a Saddam, la opción militar falló también. El único curso restante en nuestra opinión es la diplomática .

La prensa británica apareció marcadamente dividida ayer en torno al papel de Londres en los ataques aéreos contra Irak y las estrechas relaciones del primer ministro Tony Blair a quien calificaron de servil , con el presidente Bill Clinton.