Archivo

PALO DE VALENCIA COSSIO A LA REFORMA

Las rebuscadas fórmulas electorales como el umbral o la cifra repartidora, contempladas en la reforma política que se debate en el Congreso no sacarán al país del caos.

02 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

Y es que la falta de debate de la reforma no solo en el seno del Congreso sino con las otras fuerzas políticas y sociales, así como gremios, organizaciones cívicas, sindicatos y toda la sociedad civil están haciendo que esta iniciativa sea una más de las que se discuten en el legislativo y no tenga la importancia que merece la reforma de la Constitución.

Así, para el presidente del Congreso, Fabio Valencia Cossio, el proyecto de reforma política que ya cumplió su primer trámite en la Cámara de Representantes y la primera discusión en la Comisión Primera del Senado, hay que corregirle el rumbo pues está sumido en tecnicismos electorales, ajenos al interés común e inútiles para resolver la crisis que afronta el país.

Por esta razón, Valencia Cossio propuso que el Congreso sesione extraordinariamente en enero y febrero a fin de adelantar un proceso de acercamiento de la iniciativa con diferentes sectores a través de mesas de concertación.

Para el presidente del Senado, una verdadera reforma debe orientar a Colombia hacia el segundo gran esfuerzo de la década para lograr que la Constitución sea una herramienta de paz.

Al intervenir ante la Asamblea de la Federación Nacional de Municipios, Valencia dijo que el Congreso debe aprobar el proyecto actual en primera vuelta aunque ese es un simple trámite del cual no se debe esperar grandes resultados en cuanto a contenido.

Según el parlamentario, el reto a partir del primer trimestre de 1999 es desatar la reforma abriendo la participación para recoger inquietudes y recomendaciones de la academia, gremios y organizaciones, así como los resultados de las mesas de negociación con los grupos guerrilleros.

En lo que va corrido de la discusión constitucional no se ha propuesto nada abiertamente malo o bueno. Pero tampoco aparecen grandes temas ni las soluciones a una crisis de tanta envergadura como la que atraviesa Colombia , señaló.