Archivo

MUERTE A RELIGIOSOS COLOMBIANOS :

23 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

Vivió en Colombia en las zonas quizás más violentas. Siempre como misionero. Unas veces en Saravena y otras en Putumayo. Hasta allá, sin importar que estuviese en el púlpito, llegó la guerrilla a amenazarlo. Sin embargo, nunca ocurrió nada. Por erso, en mayo de 1997, siguiendo las instrucciones de su comunidad de Misioneros Redentoristas, el padre Alvaro López Sora, partió rumbo a Bolivia.

Su tarea: evangelizar a indios y campesinos en una zona de colonización y explotación de madera.

Este lunes. sin embargo, cuando se dirigía a celebrar una misa, en compañía de un seminarista y de la monja Celina Posada, también colombiana, el padre López fue asesinado.

Atracadores que buscaban robarle el vehículo en que viajaban, lo mataron a él y a sor Celina.

Es todo cuanto saben las familias de ambos religiosos hasta ahora.