Archivo

VIVIENDA Y CARRETERAS, LOS PROBLEMAS EN MUNICIPIOS

En su primer año de funciones los alcaldes ven en la falta de oportunidades para acceder a una vivienda y las malas condiciones de los carreteras secundarias los problemas más graves en materia de infraestructura y equipamiento urbano que tiene el país.

18 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

En las ciudades más grandes, es decir, las que tienen más de 500 mil habitantes, los principales problemas tienen que ver con la falta de cobertura en alcantarillado, acueducto, gas natural y la prestación continua del servicio de agua potable.

Así lo reveló la primera gran encuesta que contrató el Departamento Nacional de Planeación con el Centro Nacional de Consultoría, para conocer los principales inconvenientes que rondan hoy a los municipios.

La encuesta que se hizo a 913 alcaldes de todo el país concluyó también que la falta de rellenos sanitarios ha ido creciendo dentro de los problemas de la infraestructura local.

Los municipios que tienen mayores problemas son los de la región de la Amazonía, donde se conjugan no sólo la falta de vivienda, sino las malas condiciones de los caminos entre las diferentes zonas pobladas. Esta zona del país tampoco cuenta con centros de acopio y su alumbrado público es precario.

En la zona occidente del país, Risaralda y el Chocó presentan las mayores dificultades en materia de oportunidades de vivienda.

En Chocó se suman también la falta de infraestructura vial, centros de acopio, zonas de matadero, plazas de mercado y problemas con el alumbrado público.

En materia de servicios públicos, la falta de alcantarillados se ha convertido en el principal cuello de botella, seguido por la falta de líneas telefónicas.

Según los alcaldes de la Amazonía y la Orinoquía, la falta de cobertura de acueducto, alcantarillado, electricidad, potabilización del agua y continuidad en la prestación de los servicios de luz y agua son problemas graves que afrontan los municipios de la región .

En Centro Oriente, los departamentos de Boyacá y Tolima presentan los más altos porcentajes de falta de cobertura en alcantarillado, mientras que Cundinamarca y Huila tienen dificultad con la falta de cobertura en acueducto. Los municipios del Tolima, además, tienen problemas con recolección de basuras y servicio de luz.

Actualmente, el principal problema de carácter social que tiene el país es la baja calidad y cobertura del servicio de salud. Antes era la migración la que estaba a la vanguardia.

Estos problemas se suman al desempleo, que en los últimos años se ha convertido en la mayor dificultad económica de las regiones, seguido por la falta de créditos blandos.

Las regiones con los más altos índices de desempleo son Amazonía y Occidente.

La principal prioridad de los alcaldes para el resto de su mandato tiene que ver con la generación de empleo y la reducción de los índices de pobreza.

También figuran dentro de los objetivos a corto plazo la disminución de los índices de violencia y delincuencia común, que afectan el desarrollo de las regiones.

Las prioridades en materia social tienen que ver con el aumento de cobertura y mejoramiento de los servicios de salud, la construcción de mayores soluciones de vivienda y el mejoramiento de los caminos carreteables.

En materia de medio ambiente, se busca incrementar los niveles de reforestación, junto con el manejo adecuado de basuras.

aplicados Los tiempos cambian y a la par con ellos la gente se prepara para el futuro. Los alcaldes no son la excepción y por eso ahora son más estudiados que en años pasados.

De acuerdo con la encuesta que realizó Planeación, el 46 por ciento de los alcaldes colombianos han realizado estudios universitarios, el 30 por ciento pasaron por secundaria y el 11 por ciento hicieron algún postgrado.

Al comparar este porcentaje frente al de una encuesta similar que se realizó en 1995 a 585 alcaldes se observa que disminuyó el número de mandatarios locales con estudio de primaria y secundaria y que aumentaron aquellos con estudios universitarios y de postgrado.

De los alcaldes con postgrado el 13 por ciento son abogados, el 8,0 por ciento administradores de empresas y el 6,0 por ciento economistas.