Archivo

DIPUTADO CON BOMBA PROPIA

En febrero de 1998 la Asamblea de Cundinamarca firmó un contrato de suministro de combustible por un año con la estación de servicio Terpel, de Cota.

19 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

El contrato, por un valor de 8 millones de pesos, permitía a todos los diputados tanquear sus vehículos en esa bomba con valeras autorizadas por la Duma.

Sin embargo, el pasado 26 de noviembre, el conductor del diputado Luis Eduardo Castro ordenó a uno de los bomberos de la estación de servicio que solamente suministrara combustible a los vehículos OFK-196 y OFK-088, pertenecientes a Castro.

Así, ese día, apareció en la cartelera de la estación un memorando, firmado por la sub gerente de la estación, Ruth Maritza Rodríguez, ordenando el suministro de gasolina solamente para los carros del funcionario.

El memorando, dice Rodríguez, se produjo por un comentario que se hizo entre el conductor del diputado Luis Eduardo Castro y un empleado de la estación .

Yo creí que era una orden y por eso firmé el memorando. No obramos de mala fe. Fue un malentendido. Pero estoy segura de que fue un solo carro el que vino a tanquear esa noche, porque nosotros al otro día quitamos el memorando .

Sin embargo, el diputado Freddy William Sánchez dijo al Semanario Cundinamarca que él había ido a tanquear a esa bomba los primeros días de diciembre y la respuesta de uno de los bomberos fue que no le podían tanquear el vehículo, porque existía un memorando desde el 26 de noviembre, que decía que solamente se le podía suministrar gasolina a los carros de Castro.

Castro firmó el contrato En febrero de 1998 la Asamblea de Cundinamarca, siendo presidente de la mesa directiva Luis Eduardo Castro; firmó el contrato número 005 de suministro de combustible con el señor Julio Balsero, dueño de la estación de servicio.

En una de las cláusulas del contrato se establece que: el contratista suministrará a la Asamblea Departamental de Cundinamarca el combustible . Y según Sánchez, el 26 de noviembre, día en que salió el memorando, ese contrato era de exclusividad.

Además, según el diputado Sánchez, el numeral cinco, del artículo quinto de Ley 80 de 1993, que habla sobre los deberes y derechos de los contratistas, es muy claro en decir: No accederán a peticiones o amenazas de quienes actúen por fuera de la ley con el fin de obligarlos a hacer u omitir algún acto o hecho.

Cuando se presenten tales peticiones o amenazas, los contratistas deberán informar inmediatamente de su ocurrencia a la entidad contratante y a las demás autoridades competentes... Ellos nunca informaron nada de ese memorando a la Asamblea , dijo Sánchez.

Es una rencilla El diputado Castro manifiesta que todo esto se debe a una rencilla política que hay entre él y el diputado Freddy William Sánchez.

Tuve conocimiento del memorando porque el diputado Sánchez hizo la denuncia en una plenaria de la Asamblea. Allí pude expresar que desconocía el hecho. Sin embargo, he hablado con algunos diputados y me dicen que ellos han tanqueado sin ningún problema , manifestó Castro.

Lo que pasa es que él es conservador y yo soy liberal. La diferencia de votos entre él y yo es casi de 9 mil votos por encima de mis resultados, y él, por haber sido la máxima votación, aspiró a ser el primer presidente de la Asamblea en este período y yo lo derroté , dijo Castro.

Además, agregó ese es un contrato que está a punto de terminarse. Por la cuantía, debo entender -porque eso tampoco es ninguna afirmación que yo pueda hacer- que el dueño de la bomba en razón de que soy el único diputado que vive en Cota, quiso de pronto hacer un favor pensando en que solo quedaban 200 ó 300 mil pesos del contrato.

Seguramente por la generosidad de los propietarios, quisieron tener alguna atención y cometieron una ligereza, pero jamás firme nada solicitando un favor ni verbal ni escrito , finalizó.