Archivo

LOS SINSABORES DE LA SÉPTIMA ESTRELLA

Soy hincha furibundo del Deportivo Cali...Celebré a rabiar el vibrante título de 1996 después de un ayuno de 22 años. Para no ir más lejos, cada vez que me hacen un examen de sangre quedo muy sorprendido al ver que no es verde.

23 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

El domingo sufrí tremendamente con un partido en que el Once Caldas luchó incansablemente por conseguir el golcito... La felicidad se apoderó de mi cuando la séptima estrella se convirtió en una realidad y salí a la calle a gritar por mi adorado equipo.

Sin embargo, algo no estaba bien. En mi mente comparaba el título del 96 con el de este año y notaba que no era lo mismo...

Analicé el título de ese año y recordé cómo el Cali fue líder del torneo de punta a punta y siempre estuvo muy por encima del segundo mejor. Recordé también que el Cali estuvo muy cerca de perder el título contra un Millonarios muy pobre durante todo el año, pero inspirado y con una jerarquía bárbara en el cuadrangular final. Recordé que si eso hubiera pasado, yo me hubiera muerto.

Entonces me di cuenta de la diferencia: el Deportivo Cali es el mejor equipo colombiano en este momento, pero no fue el mejor equipo durante 1998. Todos los que saben de fútbol entienden que el Once Caldas fue el mejor durante el año.

El fútbol es un deporte injusto dentro del terreno de juego.. Pero son esas injusticias las que hacen de que este deporte sea hermoso y único.

Pero en el fútbol colombiano hay otras injusticias que son impuestas por los directivos. Y para todos los que disfrutan el fútbol, éstas sí son inaceptables. La principal de todas es el diseño del torneo colombiano. Cómo es posible que se compliquen tanto? Cómo es posible que después de 54 partidos sea borrón y cuenta nueva? Cómo es posible que el Once Caldas no sea el campeón de 1998? La injusticia este año es a favor de mi adorado equipo y la celebro con algarabía, pero definitivamente no la apruebo. Mi pasión por el fútbol es aún mayor que mi pasión por el Deportivo Cali. Les ruego a los directivos de fútbol colombiano: por favor no dañen al fútbol. Por favor no intenten protagonismos ideándose torneos imposibles de entender y que hacen que el 80% del torneo sea tan poco relevante sobre el título final...

Es demasiado tarde para los hinchas del Once (a quienes felicito por ese gran equipo), pero los directivos todavía pueden corregir el futuro .

Carlos Augusto Estrada Vía Internet