Archivo

OASIS

Voy a seguir adelante con la firme confianza, así como el compositor Bheethoven aceptó su sordera y nos legó melodías inmortales. Quiero derrotar el desaliento con la fe y el ánimo que impulsaron al escritor inglés Milton que estando ciego dictó a sus hijas El Paraíso Perdido.

26 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

No voy a claudicar sino a superarme con la resolución de Edison que nos dejó centenares de inventos aunque estaba medio sordo. Quiero dar lo mejor de mí con ese coraje del físico inglés Stephen Hawking, quién sigue investigando, aunque está paralizado en una silla de ruedas. Dios me da fuerzas para en la noche la luz del día, así como Jesús cambió su muerte en el triunfo de la resurrección. Voy a ser más fuerte que las penas con la tenacidad que mostró el actor Michel Landon en su lucha contra el cáncer.

Voy a ponerle hermosos colores a la vida con la alegre esperanza que irradia el compositor ciego Joaquín Rodrigo. Mi fe se fortalece como la de San Pablo quién en la cárcel siente que Dios lo asiste y le da fuerzas.