Archivo

EJEMPLO:

03 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

No debe pasar inadvertida la decisión adoptada por el Comité Nacional de Cafeteros de autorizar una nueva capitalización de $ 150.000 millones en el Banco Cafetero.

El sistema financiero colombiano atraviesa por una difícil situación, dificultades a las que no ha sido ajena ninguna entidad bancaria. Tanto así que el Gobierno se vio en la necesidad de declarar una emergencia económica hace dos semanas para prevenir situaciones de quebranto patrimonial en los bancos y en las corporaciones como parte de la cual se abrió, inclusive, una línea de crédito para capitalizar estas instituciones. Los fondos para tal fin saldrán de lo recaudado a través del impuesto sobre las transacciones, ya conocido popularmente como el dos por mil .

En este contexto, el Banco Cafetero ha venido arrojando pérdidas cuantiosas, lo mismo que Concasa, la Corporación Cafetera de Ahorro y Vivienda, entidad con la cual el Banco protocolizará su función en los primeros días de diciembre. Su capitalización era, por tanto, una necesidad. Todavía más si se tiene en cuenta el deseo del Cómite Nacional de Cafeteros de ofrecer un paquete de acciones del Banco a inversionistas del exterior cuando se restablezca la normalidad en los mercados internacionales.

Por todo lo anterior, es importante registrar la decisión de los cafeteros de inyectar estos recursos de capital al Banco Cafetero, dando ejemplo al resto del sistema financiero.