Archivo

Y GOZARON DE LO LINDO

Durante dos semanas, jugaron en los grandes parques; recorrieron museos y teatros que tal vez nunca antes habían visto, y aprendieron algunos secretos sobre pintura, teatro, cerámica, fotografía, apreciación musical y danzas.

24 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

Ellos son 40.000 niños de los sectores menos favorecidos de la capital que tomaron parte de Vacaciones Creativas, un programa de la Secretaría de Gobierno Distrital.

Los pequeños, entre 1 y 12 años, fueron trasladados todos los días, de lunes a viernes, desde las 8 a.m., al Museo de los Niños; el Jardín Botánico; Maloka; el Planetario; la Plaza de Bolívar; la Media Torta; el teatro Jorge Eliécer Gaitán, y los parques Nacional, La Florida y Simón Bolívar Además de los niños que voluntariamente se acogieron al programa, una gran cantidad de pequeños que se encontraban vendiendo productos o mendigando en las calles pudo disfrutar de las Vacaciones Creativas.

La realización del programa fue un trabajo conjunto de la Secretaría de Gobierno y otras instituciones distritales.

Entre ellas, el Instituto Distrital de Cultura y Turismo (IDCT), la Secretaría de Educación, la Secretaría de Salud, el Departamento Administrativo de Bienestar Social (DABS), el Departamento Administrativo de Acción Comunal, el Departamento Administrativo del Medio Ambiente (DAMA), el Instituto Distrital para la Recreación y el Deporte (IDRD), la Unidad de Control y Prevención Integral (UCPI), las alcaldía locales, el Idipron y la Policía Metropolitana.

Colaboraron 3.600 personas Para lograr que los niños, además de estar lejos de la calle, realmente disfrutaran de las actividades y para garantizar su seguridad, fue necesario el trabajo de aproximadamente 3.600 personas y una inversión total de 4.000 millones de pesos.

Se utilizaron 320 buses que recogieron a los niños en los 42 colegios que se tomaron como puntos de partida, y en los 15 días se repartieron aproximadamente dos millones de refrigerios.

Según Héctor Riveros, secretario de Gobierno, ante los buenos resultados obtenidos, no solo en disminución de niños en las calles sino en términos de bienestar para los pequeños, es posible que se amplíe el próximo año.

Es la primera vez que se realiza una jornada como esta logrando el objetivo principal: alejar a los niños de la mendicidad y ofrecerles educación, nutrición y recreación. Por lo tanto, estamos estudiando la posibilidad de extenderlas a las vacaciones de mitad de año e inclusive a jornadas especiales de sábados y domingos , explicó Riveros.