Archivo

NIÑO DIOS, A LA MESA DE NEGOCIACIONES

Al Niño Dios le va tocar sentarse en la mesa de negociaciones de paz. No le queda otra opción. Los personajes de la vida política del país le piden de regalo de Navidad que acabe de una vez por todas con la guerra.

24 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

Ellos saben que su deseo representa el anhelo de todos los colombianos. En medio del ambiente de fiesta sueñan con una paz que llegue a las 12:00 de esta noche envuelta en papel de colores, pero saben que la reconciliación nacional es un obsequio que se regala lentamente y que se puede empezar a consolidar el próximo año.

Lo cierto es que la carta enviada al Niño Dios para pedirle la paz es la única que puede reunir en el mismo papel las firmas del presidente Andrés Pastrana, de su opositor y jefe del liberalismo, Horacio Serpa; y del director del Partido Conservador, Omar Yepes, entre otros.

Pero a la hora de los obsequios personales las cosas cambian.

Serpa le pidió al Niño Dios que se consolide la reorganización y unificación del Partido Liberal; por su parte, el presidente del Congreso, Fabio Valencia Cossio, dice que empezará a pedir un regalo muy grande para dentro de cuatro años. Algunos creen que será del tamaño de la Casa de Nariño.

Entre tanto, el senador Carlos Moreno de Caro es más directo y pide de regalo la alcaldía de Bogotá.

Por su parte, el senador Miguel Pinedo, pide prudencia, pero para manejar la presidencia del Senado, en caso de que sea elegido para ese cargo.

Por su parte, la representante María Isabel Rueda pide de regalo el entendimiento para comprender el Congreso con el fin de manejar sus cosas buenas y cambiar las malas.

Su colega Antonio Navarro pide que la reforma política sea aprobada, pero tal como fue diseñada en su versión inicial, mientras que el representante Luis Fernando Velasco, pide que le conserve las buenas relaciones con sus compañeros de la Comisión Primera y, además, quiere un pesebre en donde quepan Serpa, Ingrid Betancourt y el presidente Andrés Pastrana.

QUE QUIERE DE REGALO? Andrés Pastrana, presidente de Colombia Regalo para el país: Pido tres regalos. Que la guerrilla respete el Derecho Internacional Humanitario, que liberen a todos los militares y a los civiles nacionales y extranjeros secuestrados, y que los jefes de la subversión se sienten en la mesa de negociación y que lleven una agenda para iniciar los diálogos.

Todos los regalos que pido tienen que ver con la paz y por eso espero que otro obsequio sea que la guerrilla nos dé una tregua de Navidad.

Regalo personal: (Solo lo conoce el Niño Dios) Horacio Serpa, jefe del liberalismo Regalo para el país: Aunque parezca una frase muy manida, el regalo de Navidad que yo espero es la paz. Eso es lo más importante, la prioridad para nuestra patria. Si obtenemos la reconciliación podremos resolver todos los problemas que nos afectan.

Una manera de luchar contra el narcotráfico y contra la crisis económica es conseguir la paz .

Regalo personal: Pido la reorganización del Partido Liberal y que culmine con éxito el proceso de actualización y unificación de la colectividad .

Fabio Valencia, presidente del Senado.

Regalo para el país: El mejor regalo es que podamos trabajar a fondo en la búsqueda de la paz y en el fin de la violencia. Una forma de contribuir con este propósito es sacar adelante la reforma política .

Regalo personal: Estoy empezando a pedir un regalo muy grande para dentro de cuatro años. Por ahora, pido terminar una buena labor en la Presidencia del Senado y cumplir con la modernización del Congreso que nos hemos propuesto .

Omar Yepes, director del Partido Conservador Regalo para el país: Le pido al Niño Dios que le entregue a este país la paz y la tranquilidad que tiene perdida desde hace mucho rato.

Este regalo tiene un obsequio adicional: si la paz se logra definitivamente, todos los recursos que se pierden en la guerra deben ser utilizados en bien de los colombianos humildes.

Regalo personal: Cumplir con todos los propósitos que me he trazado en el Senado y en la dirección del partido, y sacar adelante todos las iniciativas para recuperar el país .

Luis F. Velasco, presidente de la Comisión Primera de la Cámara Regalo para el país: Yo espero de regalo un gran acuerdo nacional que permita que el Estado actúe como uno solo, con todas las fuerzas políticas, frente al proceso de paz. Acabar con la guerra es esencial. En segundo lugar quiero un acuerdo nacional para salir de la crisis económica Regalo personal: Mantener las buenas relaciones con los compañeros de la comisión y mantener la armonía. También le escribí una carta al Niño Dios pidiéndole un pesebre en donde quepan y convivan Ingrid Betancur, Néstor Humberto Martínez, Horacio Serpa y el presidente Pastrana .

Antonio Navarro Wolff, representante a la Cámara.

Regalo para el país: La respuesta es fácil. Es el regalo que pedimos todos los colombianos: el regalo de la paz. Aunque es un anhelo repetido, de tanto pedir lo mismo podemos lograr consolidar ese sueño .

Regalo personal: El mejor obsequio es que la reforma política sea aprobada el año que viene, pero tal y como redactada en la versión original que se presentó al Congreso y que fue fruto de un gran acuerdo político .

PETICIONES DE NAVIDAD Gustavo Bell, vicepresidente de la República.

Yo quiero unirme a todos los colombianos que en estos momentos están rodeando el pesebre en dónde nació la persona que trajo un mensaje de paz y esperanza a la humanidad, para que hagamos realidad este evangelio y así 1999 sea el año de la paz.

Por eso, como regalo de Navidad pido un mínimo de paz, un cese al fuego y un espacio para la comprensión y el diálogo, que es lo que todo el país quiere. Todos, sin distingo de raza y de creencias religiosas deben colocar su empeño para lograr este propósito .

Emilio Martínez, presidente de la Cámara.

Que el Niño Dios nos permita, de verdad pa Dios, que en el año venidero alcancemos la paz.

Han pasado más de 50 años en medio de la violencia y de la guerra, pero el mensaje de Navidad, el mensaje de la paz, se ha quedado en el papel y no se ha hecho realidad.

Pero cuando todos deseamos el mismo regalo, el panorama es distinto y los anhelos no se ven inalcanzables. La violencia fratricida sí puede ser desterrada .

María Isabel Rueda, representante a la Cámara.

Le pido al Niño Dios que me permita entender cada día más el funcionamiento y los engranajes del Congreso, para saber cómo manejar sus cosas buenas y aprender cómo cambiar las malas.

Pido que le dé al país toda la generosidad que le quepa para asumir el proceso político con la guerrilla, que le dé también toda la dureza que le quepa contra la corrupción, y que le otorgue toda la madurez que le quepa para afrontar las difíciles medidas que hay que tomar .

Piedad Córdoba, senadora.

No cabe duda, el principal clamor para el año entrante es que se consolide la paz. Pero, personalmente le pido al Niño Dios que durante 1999 pueda pagar todas las deudas que tengo .

Miguel Pinedo, senador Es obvio que la paz es el anhelo que todos esperemos ver convertido en realidad. En el aspecto personal y político le pido al Niño Dios que me deje la tranquilidad, el ánimo y la prudencia para que, en caso de ser elegido presidente del Senado, pueda manejar con ecuanimidad y mucho tino esa responsabilidad .

Javier Cáceres, senador Lo que queremos los colombianos es convivir en paz. Ese es el regalo que todos esperamos.

Personalmente tengo que decir que el Niño Dios ha sido muy condescendiente conmigo y creo que no tengo que pedirle cosas, sino que por el contrario, darle .

Carlos Moreno de Caro, senador.

Le pido al Niño Dios la alcaldía de Bogotá. Con la ayuda de él y de los bogotanos ese sería un excelente regalo. Para el país pido mucho amor, comprensión y mucha justicia social, que son los ingredientes de la paz verdadera .