Archivo

CAYERON ASESINOS DE LOS INVESTIGADORES DEL CINEP

El crimen de Elsa Alvarado y Mario Calderón, los dos investigadores del Cinep asesinados en mayo del año pasado en Bogotá, parece que no quedará en la impunidad. La Policía Metropolitana de Medellín en conjunto con el Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía (CTI), capturó ayer en la capital antioqueña a los hermanos Juan Carlos y Fernando González Jaramillo.

27 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

Los detenidos, miembros de la banda conocida como La Terraza, están sindicados de la autoría material del crimen.

Los hermanos González Jaramillo fueron trasladados ayer mismo a Bogotá, donde el general Alfredo Salgado Méndez, comandante operativo de la Policía, ofreció una rueda de prensa con los pormenores de la operación.

El asesinato de Mario Calderón y Elsa Alvarado ocurrió el lunes 19 de mayo de 1997 en el sector de Chapinero, en el norte de Bogotá.

En la madrugada de ese lunes, un grupo de hombres vestidos con uniformes y brazaletes del Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía (CTI) irrumpió en su apartamento y disparó contra los dos investigadores del Centro de Investigación y Educación Popular (Cinep).

Algunos vecinos aseguraron que en la madrugada del crimen no escucharon ruidos de impactos, por lo que las autoridades concluyeron que los asesinos utilizaron silenciadores para cometer los asesinatos.

Elsa Constanza, de 36 años, trabajó durante seis años en el departamento de comunicaciones del Cinep, un organismo de la Compañía de Jesús dedicado a las investigaciones sociales y la promoción de los derechos humanos.

Mario Calderón, ex sacerdote jesuita de 50 años, llevaba trabajando 15 años en el área de los derechos humanos y de promoción de la paz del Cinep y al momento de su muerte participaba en un proyecto ecológico en la zona del Sumapaz.

Por estos hechos hay varias capturas de supuestos autores materiales, pero no de los autores intelectuales.

La investigación por la muerte de los dos investigadores del Cinep llegó hasta los dos máximos jefes de las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá, Carlos y Fidel Castaño Gil.

Un fiscal de la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía vinculó formalmente a los líderes de las autodefensas al proceso por el asesinato de los miembros del Cinep y el padre de Elsa Alvarado, Carlos Alvarado Pantoja.

El homicidio de los investigadores del Centro de Investigación y Educación Popular (Cinep) conmocionó al país y produjo el repudio de diversos sectores de la vida nacional, especialmente de las organizaciones de derechos humanos y ONG.