Archivo

SIGUE BLOQUEO EN AUTOPISTA DEL CAFÉ

La protesta pacífica que el alcalde y el Concejo de Chinchiná (Caldas) encabezan desde el jueves pasado para que no se cobren los peajes con los que se pretende financiar la construcción de la doble calzada Armenia-Pereira-Manizales en la Autopista del Café continuaban ayer.

06 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

Mientras los habitantes de diferentes sectores se niegan a pagar los peajes, por lo menos unos 30 vehículos, la mayoría camiones y tractomulas, algunos con las llantas pinchadas, fueron atravesados en la vía, en medio de la que se instaló una carpa para preparar alimentos.

En Chinchiná, Oscar Gutiérrez, uno de los líderes de la protesta informó a los medios de comunicación que el bloqueo de las cuatro vías que permiten salir del municipio fue concebido para que se desarrollara de manera pacífica y sin problemas de orden público.

Según el alcalde de la población, Mario Alberto Urrea, la protesta se originó en el incumplimiento del Gobierno Nacional, que el 14 de octubre pasado, a través del ministro de Transporte, Mauricio Cárdenas, se comprometió a poner en práctica tarifas diferenciales para 300 vehículos de la población, entre taxis, microbuses, colectivos y camperos, que se identificarían con una calcomanía en su vidrio delantero.

Las calcomanías nunca llegaron y por eso nos sorprendió la decisión de que esta semana comenzaba el cobro de los peajes (con las tarifas vigentes), lo que es una violación clara a lo que se había pactado en el acuerdo , afirmó el mandatario.

Agregó que los chinchinenses no están dispuestos a tolerar más el manoseo y la falta de seriedad del Gobierno, que una vez dice que comenzará el cobro de los peajes y al otro día no, pero no resuelve nada de las calcomanías .

Hasta ayer, ningún emisario del Gobierno se había desplazado hasta Chinchiná para dialogar con los manifestantes, que no levantarán el movimiento hasta que se encuentre una solución concertada al problema.

Voceros del movimiento aclararon que no están en contra del progreso de la región, pero sí de las arbitrariedades .

Caos en el terminal Pero no solo la gente de Chinchiná protesta. Ayer, más de 1.000 transportadores de las empresas de microbuses que cubren la ruta Pereira-Armenia, se unieron a la manifestación. Rechazan el incremento del peaje de Circasia a 4.300 pesos.

Mientras ellos paralizan sus labores, las Terminales de Transporte de Pereira y Armenia viven un completo caos, porque cientos de pasajeros que pretenden viajar a diferentes lugares se encuentran en las centrales con maleta en mano y sin saber qué camino tomar.

La ruta Pereira-Armenia es cubierta por más de mil conductores que hacen tres o cuatro viajes diarios con aproximadamente ocho pasajeros por viaje. El pasaje cuesta entre 2.900 y los 3.000 pesos.

Los conductores gastan un promedio diario de 21.000 pesos en gasolina, razón por la que han manifestado que si el Gobierno pretende hacer la doble calzada con el bolsillo del pueblo, no estamos dispuestos a dar un speso, porque la distancia entre ciudad y ciudad es muy corta y el pago por dicho proyecto nos saldría muy caro .

Ante el cierre de la vía a Manizales a la altura de Chinchiná, algunos pasajeros han aceptado la oferta de viajar desde Pereira hasta la capital caldense por la vía Pereira-La Virginia-Anserma-Manizales.

Incluso hay quienes se han arriesgado a viajar hasta el punto del trancón, atravesando a pie un tramo de 12 ó 15 kilómetros para luego hacer el transbordo al otro lado de la protesta.

En medio del caos por el bloqueo de la vía, los pasajeros han tenido que negociar con conductores oportunistas que les facilitan transporte en moto en la ruta Chinchiná-Manizales. El precio del traslado oscila entre 3.000 y 5.000 mil pesos por persona; en carro cuesta entre 2.500 y 4.000 pesos.

Por eso, entre la tarde del viernes y las primeras horas de la mañana del sábado, los manifestantes decidieron pinchar las llantas de los vehículos que estaban haciendo los viajes entre Chinchiná y Manizales, para evitar una solución parcial a la protesta.

Pie de foto EL TIEMPO A pesar de la insistencia de la gente, las empresas transportadoras no están despachando buses desde las terminales de Pereira y Armenia, que viven un completo caos.

Destacado Unos 30 vehículos, entre camiones y tractomulas, fueron atravesados en la vía, en medio de la que se instaló una carpa para preparar alimentos.