Archivo

ESPAÑA BUSCA EQUIPARARSE CON EL RESTO DE EUROPA

España podrá seguir disfrutando los beneficios de la unión monetaria y económica europea en los próximos cuatro años aun si la economía mundial se hunde en una recesión, dijo el subsecretario de Economía Cristóbal Montoro.

29 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

En los últimos tres años, los esfuerzos de España por asegurar que su economía converja con las de los demás miembros de la Unión Europea han llevado a una marcada reducción en las tasas de interés y a una aceleración del crecimiento económico. Ahora el gobierno espera que la economía se expanda un 3,8% en 1999 (al mismo paso que en 1998) y que luego se desacelere a una tasa anual de crecimiento del 3,3% entre 2000 y 2002, agregó Montoro, al presentar los primeros detalles del plan de estabilidad que España planea resentar ante la Comisión Europea esta semana.

Hemos logrado colocar a la economía española en una convergencia nominal con Europa , dijo Montoro. Ahora nos esforzaremos para reducir las diferencias con Europa en términos de la divergencia económica real .

Tras el desplome de ciertos mercados cruciales de exportación en Asia y América Latina, la economía española será impulsada en 1999 por la fortaleza de la demanda local en vez de las exportaciones, dijo Montoro.

Gracias a este fuerte crecimiento económico, el gobierno será capaz de eliminar prácticamente para 2002 el déficit del gobierno (que en 1998 ascendió a un 1,9% del producto interno bruto), agregó Montoro. Como la economía crecerá a un paso más acelerado que el promedio europeo, España será capaz de crear 1,3 millones de empleos para 2002, con lo cual reducirá su tasa de desempleo a un 12,8%, del actual 18,7%.

Los economistas españoles aplaudieron rápidamente al gobierno de centro-derecha, porque ha reducido el gasto público desde que asumió el poder, en mayo de 1996. Pero muchos dijeron que el gobierno podría ser demasiado optimista en lo que se refiere al potencial de crecimiento de España, en momentos en que gran parte de la economía mundial se dirige hacia una recesión.

No se va a producir un crecimiento rápido sin una mayor reforma , dijo Henrik Lumholdt, economista en jefe de Bank of America en Madrid.

El gobierno está demasiado optimista con respecto al crecimiento y no es suficientemente ambicioso en sus metas inflacionarias. Pero una mayor reforma estructural podría producir un crecimiento más rápido y una inflación menor , agregó.