Archivo

CHINA DICTA UNA LEY PARA REGULAR EL MERCADO BURSÁTIL

El parlamento chino aprobó la primera ley de valores financieros del país, una medida que permite profundizar el saneamiento del sector financiero y al mismo tiempo modernizar sus mercados de capital.

30 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

El objetivo de la nueva ley, que fue aprobada el martes por el Congreso Nacional Popular chino y entrará en vigor en julio, es poner fin a las prácticas fraudulentas y a la intensa volatilidad que han solido caracterizar a los mercados financieros del país.

La aprobación de la ley se produce tras una serie de turbulencias que han devastado a otros mercados financieros de Asia en los últimos 18 meses, y tras el cierre en octubre de una compañía de inversiones y fideicomisos de la provincia de Guangdong a la que se acusó de prácticas irresponsables, así como de una falta de controles financieros.

La ley se basa en varios aspectos de las leyes estadounidenses de valores, y busca terminar con una serie de prácticas que se han llevado a cabo impunemente en los mercados bursátiles chinos desde que se fundaron como experimentos a comienzos de esta década.

Entre otras cosas, prohíbe que los bancos y las empresas estatales negocien acciones, y que las firmas de corretaje junten su propio dinero con el de los clientes para comprar y vender acciones.

Además, otorga a la Comisión Reguladora de Valores de China, con sede en Pekín, la autoridad absoluta sobre todos los aspectos del negocio de los valores financieros. Antes, para supervisar el sector, la comisión tenía que lidiar con toda clase de entes gubernamentales, desde los gobiernos locales hasta el banco central.

El buen funcionamiento de los mercados es esencial para el éxito de una serie de reformas económicas indispensables. El gobierno chino quiere recaudar fondos en los mercados de capital para reestructurar una gran cantidad de empresas estatales que generan pérdidas.

Y la estabilidad social también está en juego: el colapso de varias firmas de corretaje ha generado manifestaciones de protesta en varias ciudades del país.

Sin embargo, pese a los beneficios a largo plazo, el panorama a corto plazo se complica para un mercado que ya de por sí sufre de una escasez de liquidez y de confianza. Ahora que se ha prohibido a las compañías estatales negociar acciones, los corredores dicen que muchos de los principales inversionistas institucionales saldrán del mercado.

A corto plazo, la ley de valores tiene un impacto absolutamente negativo sobre el mercado , dice Cai Enwai, un analista que trabaja para la firma de corretaje China Southern Securities Co. en Shanghai. La retirada de algunos inversionistas institucionales ha deprimido las expectativas del mercado .