Archivo

LA HORA DE LA PAZ

EL ELN Y SU CONVENCION NACIONAL Para el Eln dos son las metas para 1999. Por un lado sacar adelante su Convención Nacional, que se instala el 13 de febrero y con la cual se espera el inicio del proceso de paz y acuerdos sobre los cinco principales temas definidos en la agenda y básicos para la guerrilla. Por eso, de febrero a octubre la Convención será el escenario de intensos debates sobre el Derecho Internacional Humanitario; los recursos naturales y la política energética; las Fuerzas Armadas; la economía, el ordenamiento territorial, el problema agrario y el narcotráfico. En los primeros días del año Gobierno, sociedad civil y Eln definirán dónde se cumplirá el encuentro y quiénes serán los más de 200 representantes de esa sociedad. Pero mientras se intenta construir la paz, los elenos están decididos a combatir con las autodefensas para evitar su avanzada en las selvas del Catatumbo y para volver a dominar las zonas que les pertenecían . Sin embargo, durante el año co

31 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

LAS DOS BATALLAS DE LOS PARAS Los grupos paramilitares continuarán librando dos batallas paralelas. Por un lado fortalecerán su ofensiva diplomática para que se les reconozca status político y, por otro, arreciarán su guerra para ganarles nuevas posiciones a las Farc y el Eln. Seguirán presionando para demostrar que sin su concurso el proceso de paz no es viable. Le apostarán a que el Gobierno se siente a dialogar con ellos.

Los autodefensas, tal como quedó demostrado en la conversación secreta con el Eln, intentarán acercamientos con la insurgencia para hallar una salida al conflicto diferente a la guerra.

En el campo de batalla, tienen previsto aumentar su avanzada antiguerrillera, cerrándoles a las Farc las vías de abastecimiento, especialmente de armas en la frontera con Ecuador y Perú.

También persistirán en su ofensiva para tratar de sacar del sur de Bolívar al Eln y cortar la avanzada de este grupo guerrillero en su intento por recuperar territorios perdidos. Además, pretenden mantener el control de los territorios liberados , como Urabá y Córdoba.

EL 7 DE ENERO, EL ARRANQUE CON LAS FARC A pesar de lo histórico que resulte la instalación de las conversaciones el 7 de enero, serán tímidos los avances. En el primer mes se espera que los diálogos con las Farc se orienten hacia la adopción de un acuerdo humanitario y la definición del grupo de países amigos que acompañarán el proceso. En el tema de la humanización, mientras el Gobierno presionará en el tema del secuestro, la guerrilla insistirá en el del paramilitarismo.

Los mayores avances se esperan en la iniciación formal del proceso de negociación, la solución al problema de los soldados retenidos y la participación de la sociedad civil. Para conseguir mayores logros discutir sobre el cese al fuego o el canje parece indispensable una prórroga del despeje, tema de debate nacional e internacional.

La firma de una tregua, meta de mediano plazo, difícilmente se producirá pronto, según analistas. El escenario pesimista, dicen, es que las conversaciones se rompan después del despeje y se recrudezca la guerra, lo que significa un incremento en la toma de rehenes de las fuerzas militares y una ofensiva del Ejército.