Archivo

Histórica sentencia: Corte Constitucional tumba las pensiones millonarias

07 de mayo 2013 , 12:00 a.m.

Cuatro magistrados titulares y tres conjueces de la Corte Constitucional enterraron ayer uno de los privilegios más cuestionados de los que disfrutan excongresistas y exmagistrados: las llamadas 'megapensiones', mesadas a cargo del erario público que superaban los 20 millones de pesos al mes.

Acogiendo una ponencia del magistrado Jorge Pretelt, la Corte tomó la histórica decisión de ponerles techo a esas jubilaciones: en adelante -y en cumplimiento de una reforma constitucional de hace 8 años que venía siendo desconocida reiteradamente- no habrá pensiones pagadas por la Nación por encima de los 25 salarios mínimos, unos 14,7 millones de pesos. Los principios constitucionales de equidad y responsabilidad fiscal fueron el eje central de la sentencia, que era esperada hace meses por amplios sectores, incluidos el Gobierno y la Contraloría. Al cierre de esta edición no se conocía otra de las 'papas calientes' del tema: si el tope máximo se aplicaría, como lo proponía la ponencia del magistrado Pretelt, de manera retroactiva. La disyuntiva de la Corte era imponer un techo desde el 2005, cuando se aprobó el acto legislativo que impuso el tope de los 25 salarios mínimos, o si se podía aplicar incluso hacia atrás, en una aplicación del principio de equidad social que fue uno de los puntos más debatidos de la ponencia. En este momento, a cargo del Fondo de Previsión del Congreso, había mesadas de hasta 29 millones de pesos. Como ocurrió en el famoso 'carrusel' de pensiones en la Judicatura, muchos de los beneficiarios apenas estuvieron semanas o meses en su curul pero se jubilaron con sueldo de parlamentario, gracias a polémicas gabelas legales que fueron consideradas como "privilegios injustificados" por los magistrados.

Uno de los puntos claves en la decisión fue la comparación de la situación de los cerca de 1.500 colombianos que reciben las jubilaciones millonarias frente al de millones de colombianos que nunca tendrán pensión.

En efecto, tres de cada cinco colombianos que trabajan están en la informalidad y no aportan para pensiones, de acuerdo con datos oficiales que indican que al menos 2,6 millones de ancianos viven en la pobreza. Un millón reciben subsidio de menos de 100.000 pesos del Sisbén. La Corte hizo balance entre los derechos adquiridos y la realidad social y fiscal del país, y consideró que mantener la actual situación pone en duda la sostenibilidad del sistema general de pensiones. La demanda, entablada por los abogados Dionisio Araújo y Germán Calderón, pretendía dejar sin efectos una ley de 1992 que les permitía a los congresistas jubilarse con el mejor salario de su último año. En contraste, el grueso de los colombianos se pensiona con un porcentaje de entre el 60 y el 75 del promedio de su sueldo de los últimos diez años. En su concepto ante la Corte Constitucional, el Procurador había pedido que ese tribunal no hiciera un pronunciamiento de fondo, pues supuestamente la reforma del 2005 había tumbado la norma de los 90.

Por el contrario, el Gobierno y la Contraloría habían pedido una decisión que frenara, de una vez por todas, el 'conejo' que, vía tutela, le han venido haciendo al mandato de esa reforma.

En efecto, alegando el derecho a la igualdad, decenas de magistrados y congresistas lograron pensiones de más de 20 millones a pesar de que cumplieron la edad después de la promulgación del acto legislativo. Varias de ellas fueron concedidas por el Consejo de Estado.