Archivo

EL FÚTBOL, SOBRE LA ARQUITECTURA

Como muchos futbolistas, Raúl Chaparro lleva este deporte en las venas. Desde los cuatro años comenzó a patear balones por las calles de su barrio, en Nueva Granada, de Barranquilla, donde ha pasado gran parte de los 23 años de vida que tiene.

31 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Es muy común ver a grupos de muchachos jugando en las calles con bolas de trapo. Esa que se hace tomando un trapo, un pedazo de bollo de yuca seco o una pelota de goma pequeña, sobre la cual se comienza a colocar pita y goma de pegar zapatos hasta darle el tamaño que se quiera para luego forrar con cinta o cuerina , dice sin dejar de sonreír el joven mediocampista el líder Junior, con lo que también muestra ser experto en su fabricación.

Con esta clase de bolas comencé mi vida en el fútbol, jugando partidos entre manzanas y después de barrio a barrio, hasta que pasé a Latinos Junior, mi primer equipo organizado, donde tenía entrenador y uniforme, con calendarios de juego y todo lo demás .

Pero a Chaparro no solo se le abona su destreza con el balón, su disciplina dentro del equipo y su compañerismo, sino su preparación académica, la cual lo ha llevado a varios cursos relacionados con la arquitectura, su segunda pasión, después del fútbol.

Pero como pasa en la mayoría de los casos, los entrenamientos, las concentraciones y todo lo que lleva ser titular de un equipo importante como el Atlético Junior, no le ha dado tiempo para continuar con sus estudios, por lo que el fútbol terminó imponiéndose sobre la arquitectura.

A pesar que en un principio su familia quería que siguiera la carrera y dejara de lado la cuestión de tirar patadas , ahora ese gente terminó como el principal apoyo en su vida deportiva, en los momentos difíciles, que hasta ahora han sido pocos, y en los de alegría.

Jugar al lado de figuras del balompié mundial, como Carlos El Pibe Valderrama, Iván René Valenciano y Víctor Danilo Pacheco, lo han llevado a aprender más. No sólo sobre el fútbol, sino de todo lo que hay alrededor de este mundo. Con ellos adquiero madurez; además, como amigos y profesionales los considero estupendos , comenta.

Yo siempre he vivido el presente. Por eso mi meta es ganar el título del fútbol colombiano y participar en la Copa Libertadores. Actualmente, Junior está pasando por un buen momento y los resultados son buenos gracias al trabajo que hacemos todos en los entrenamientos y de seguir así mis metas se va a cumplir rápidamente , dice el volante de la línea de recuperación.