Archivo

FUERZA ESPECIAL CONTRA GUERRILLA

Para frenar la escalada terrorista desatada por las Farc en las carreteras de Bolívar y Sucre, la jurisdicción terrestre de la Fuerza Naval del Atlántico conformó un grupo especial con 200 hombres del Batallón de Fusileros de la Infantería de Marina, del Das y la Policía.

31 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

La medida fue adoptada en el Consejo Extraordinario de Seguridad convocado por la Fuerza Naval del Atlántico en las instalaciones del Bafím de Corozal, luego de los sucesos que dejaron tres infantes de marina, dos conductores y un civil muertos, durante emboscadas realizadas a dos patrullas de la Armada, y en cinco retenes sobre las carreteras Troncal del Caribe y San Onofre-Cartagena.

En la emboscada ocurrida en la entrada a Chalán murieron los infantes de marina Alfredo Puerta Arango, natural de Cartagena; Nelson Hernández Montiel, y Orlando Vásquez Bechara, natural de Montería. También murieron los conductores Cupertino Angulo y Juan Gómez Torres.

El comandante encargado del Batallón de Fusileros Número Cinco de Corozal, Alfredo Persand, dijo que se han activado planes contra la subversión para acabar con las incomodidades ocasionadas a los pasajeros de buses intermunicipales y conductores que transitan por las carreteras nacionales en Sucre.

El oficial dijo que en las labores de registro y control han sido incautadas municiones, prendas de vestir y material de intendencia y han capturado a cinco miembros de la Farc.

Por otra parte, los conductores de algunas empresas de buses interdepartamentales amenazaron con no realizar recorridos entre Cartagena-Sincelejo-Montería y Barranquilla-Sincelejo-Montería en horas de la noche por los problemas de inseguridad.

Pasajeros de las líneas Brasilia S.A, Torcoroma, Rápido Ochoa, Unitransco y Transportes González señalaron que los conductores no quieren dejarlos en Ovejas ni los Palmitos después de los hechos violentos del fin de semana.

Entre tanto, en enfrentamientos simultáneos con tropas del Comando Operativo Número Siete del Ejército en el puente festivo en zonas rurales de Curumaní y La Jagua de Ibirico (centro del Cesar), murieron dos guerrilleros de las Farc.

El subversivo muerto en La Jagua fue identificado como Uberneth Rodríguez Lemus, de Pailitas. Fue incautado un fusil galil, dos granadas de fragmentación, dos granadas para fusil, dos minas, tres pentonitas, veinte metros de cable detonante, dos estopines y una carga de baterías con dieciséis unidades.