Archivo

EN FORO BUSCAN SOLUCIÓN A DESPLAZADOS

En busca de solución a los problemas que enfrentan 615 indígenas campesinos desplazados por la violencia que azota a la región del Urabá, hoy se reúnen en el marco de un gran foro representantes del gobierno nacional y los mandatarios departamentales de Antioquia, Córdoba y Sucre.

31 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

La mesa de trabajo sesionará desde las nueve de la mañana en la Alcaldía de San Antonio de Palmito y contará con la asistencia de negociadores del cabildo indígena del Volao y que se encuentran hacinados en el corregimiento de Algodoncillo (San Antonio de Palmito) y la Finca Torrente, en zona rural de Santiago de Tolú.

Para participar en el foro se encuentran en esta localidad el jefe de Asuntos Indígenas del Ministerio de Gobierno, Ricardo Hernán Dentone; el jefe de Asuntos Indígenas de la Gobernación de Córdoba, Remberto Quintero Anaya; el asesor del senador, Gabriel Mujiy, Edgar Pardo y funcionarios del Incora, Caja Agraria, la Oficina de Emergencia y Prevención de Desastres, el Alto Comisionado de Paz y del Ministerio de la Defensa Nacional.

Héctor Conde Campo, alcalde de San Antonio de Palmito, dijo que los funcionarios realizaron ayer recorridos por Algodoncillo y la Finca Torrente, donde palparon las necesidades de los desplazados para así tener una visión conjunta del problema.

Conde Campo, dijo que en la mesa de trabajo se buscará una solución concertada para las 83 familias de desplazados, teniendo como prioridad la alimentación, medicina y techo.

Desde hoy no puedo suministrar ni un mejoral, ni un pan para los desplazados, pues los precarios recursos de la administración han sido invertidos en la compra de mercados y suministro de drogas para atender a 118 niños afectados por graves problemas bronco respiratorios , dijo Conde Campo.

El Gobernador, Héctor Pérez Santos, indicó que la solución al problema de los desplazados debe darla el Gobierno Nacional, debido a la situación económica que afrontan los departamentos de Sucre y Córdoba. Anotó que las exigencias de los indígenas son de 1.500 hectáreas de tierras y 115 soluciones de vivienda para las familias hacinadas en el comedor escolar de Algodoncillo y Torrente.

Agregó el funcionario que no es fácil adquirir este volumen de hectáreas de tierras en el área de influencia del Golfo del Morrosquillo por su alta cotización y donde el suelo que queda es poco apto para la agricultura.

Recientemente, el gobernador escuchó un pronunciamiento de los gremios de Sucre en el sentido de no admitir más desplazados que agravan el problema de desempleo y crean más inseguridad en el campo y la ciudad.

Por ultimo, Pérez Santos, reiteró que el foro es organizado por el Gobierno Nacional y es poco lo que sabe de los invitados y la agenda que va a ser tratada con los voceros de los desplazados.