Archivo

IMPOSIBLE CUMPLIR CON PACTO SOCIAL

Pese a que la construcción es uno de los sectores más sólidos del país, y que viene presentando un crecimiento racional, los constructores no van a poder cumplir el Pacto Social afectados por las altas tasas de intereses que están bordeando el 55 por ciento efectivo anual

25 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Así lo advirtió ayer el presidente seccional de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), Hugo Vargas Acuña, quien señaló que sobre el sector gravitan tasas efectivas anuales del 50 por ciento, superiores en seis puntos a la de los compradores.

El año pasado, una tasa de ese nivel era considerada usura y se castigaba; ahora tenemos, incluso, un costo financiero del 30 por ciento; lo que nos impedirá poder vender por debajo del 18 por ciento estipulado por el Pacto Social , explicó Vargas Acuña.

En rueda de prensa, el dirigente gremial recordó que entre noviembre y diciembre del año pasado, se reunieron con el ministro de Hacienda, Guillermo Perry Rubio, previniéndole sobre el particular. El funcionario les pidió dos meses de espera para efectuar cambios. Han pasado seis meses y las soluciones no llegan , dijo Vargas.

En este sentido, Camacol solicitó al Gobierno definir políticas financieras claras y permanentes, por lo menos de 18 meses, lapso que dura normalmente el proceso de construcción y venta de un inmueble.

También propuso que se aumente hasta 30 el número de años en que se debe pagar un apartamento, ya que en Colombia es de 15 años, lo cual se traduce en cuotas altas para los compradores.

En el caso de Barranquilla, el difícil panorama de la construcción afectaría a 400.000 metros cuadrados que se tienen proyectados para los próximos tres meses; de los cuales 100.000 se destinarían a viviendas de clase media y media baja; 80.000 al sector industrial; 160.000 a oficinas y comercio; y el resto a apartamentos de clase media alta.

Sostuvo que el contrabando, aunque incide en los bajos precios de los insumos, afecta la calidad de la construcción. Aquí entra cemento, hierro y ladrillo de contrabando sin ningún control; por eso, nuestra política es: Camacol compra a Camacol , señaló.

Edgardo Jaramillo Carbonell, miembro de la Junta Directiva Seccional de Camacol, descartó que a los futuros compradores les hayan cerrado los créditos.