Archivo

EN CRISIS SALUD DE JÓVENES LATINOS

Igualar el desarrollo de adolescente de los países de América Latina y el Caribe con respecto a los países desarrollados y solicitar a los respectivos gobiernos un aumento real de la asignación de recursos para los programas prioritarios, fueron algunas de las recomendaciones contempladas en el Plan de Acción propuesto al concluir en esta capital el Encuentro Internacional sobre Salud Adolescente.

22 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Tras tres días de deliberaciones, análisis de la situación y al concluir sobre la crítica situación en las que se encuentran los jóvenes adolescentes en Latinoamérica, los expertos internacionales decidieron encarar de manera urgente y decidida, acciones operativas tendientes al desarrollo de esta población.

Una de las problemáticas que mayor esfuerzo demandarán será la de controlar lo índices de Sida y violencia ente los adolescentes, factores que están ocasionando el mayor número de muertos en esta parte de la población.

Los esfuerzos estarían encaminados en una efectiva concertación entre todos aquellos actores institucionales involucrados y en una extendida participación de los propios jóvenes en todos los niveles.

En el ámbito de prioridades, durante el encuentro organizado por el Ministerio de Educación, el Viceministerio de la Juventud y varios organismos internacionales, se decidió trabajar sobre Planes Integrales de Salud y Adolescente, a nivel de cada país.

Simultáneamente, cada nación deberán fomentar independientemente los Programas de Cooperación Regional. En este sentido los países integrantes se impusieron seis tareas así: -Internalizarse y ampliarse los esfuerzos que se vienen desarrollando en el terreno de la información y salud de adolescente.

-Mayor participación en el terreno de la investigación y estudios especializados.

-Mayor articulación y un más amplio desarrollo de las acciones que se vienen implementando en la capacitación del personal técnico.

-Apoyo decisivo de la cooperación técnica internacional.

-Acciones de carácter sensibilizador dirigida a los propios jóvenes.

-Impulsar la modernización de la legislación vigente.

Para el desarrollo de tales acciones, se solicitará de un aumento real en la asignación de recursos para desarrollar los programas prioritarios.

De otra parte, en el marco del evento el coordinador del programa de Salud de Familia y Población, de la Organización Panamericana de la Salud, Joao Yunes, dijo que dos males vienen acabando con los adolescentes latinos: el Sida y la violencia.

De los 200 millones de adolescentes existentes en el mundo, el 70 por ciento habitan en América Latina y el Caribe en condiciones de salud que no son las mejores. Dijo por ejemplo, que anteriormente la violencia no era considerado como un problema de salud pública. Sin embargo, los altos índices de violencia que registran en nuestros países han llevado a gastar el 7 por ciento de los presupuestos nacionales en atención a las consecuencias que deja este flagelo, sobre todos en jóvenes de 15 a 24 años. Estos resultados han llevado a considerar por primera vez, a la violencia como un problema de salud pública , dijo.

También los adolescentes en nuestros países -de acuerdo con Yunes- mueren por causas como las enfermedades venéreas, alcoholismo, drogadicción en embarazos. Paraguay por ejemplo registra en mayor índice de mortalidad de adolescentes embarazadas. En Brasil, Canadá, Venezuela y Estados Unidos los jóvenes mueren mayormente en accidentes de tránsito o trabajo, mientras que en Argentina, Canadá, Uruguay, Trinidad Tobago y Estados Unidos y Colombia en homicidios.

Ante este desolador panorama, la OPS propuso el Plan de Acción Integral para el Control del Sida y la Violencia de la adolescencia.