Archivo

LA MODERNIZACIÓNDE LOS VIGILANTES: LENTA PERO SEGURA

Hace 20 años, el servicio de vigilancia que se ofrecía era muy rudimentario. Consistía en colocar celadores con muy poca o sin ninguna experiencia, en lugares estratégicos dentro y fuera de las empresas que eran en ese tiempo las usuarias normales de este servicio.

20 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

A estos celadores se les denominaba wachimanes, por la composición inglesa watchman, que significa vigilante.

En esa época, los delitos más frecuentes de los que estos vigilantes debían proteger las empresas eran el robo, vandalismo y atraco, para lo cual no necesariamente debían estar provistos de armas.

Hoy en día, el vigilante se ha especializado, aunque no en la medida que debería ser, ya que hace parte integral de la seguridad de una empresa o un negocio: conoce y maneja alarmas, teléfonos y sistemas de iluminación, entre otras.

Otros cambios sustanciales que se han presentado ha sido en la parte operacional y técnica de las empresas de vigilancia. Antes el vigilante tenía como dotación un uniforme, arma, pito y linterna, y dependía únicamente del teléfono y las visitas esporádicas del supervisor de la empresa como apoyo a su labor.

Hoy en día las empresas modernas de vigilancia han asumido un costo adicional que les permite ofrecer un servicio con dotaciones que antes no se usaban, como la comunicación propia y permanente las 24 horas del día entre la base de las empresa y los vigilantes en los distintos puestos vía radioteléfono, monitoreo de alarmas y detectores manuales de metales, etc.

También se cuenta con la ayuda de perros que han demostrado ser de gran ayuda en sitios de gran extensión o en construcciones de características irregulares, que se adecúan para que el delincuente sorprenda al vigilante.

Entre todos estos cambios, los costos de los servicios de vigilancia y seguridad también han tenido sus variaciones, los cuales no son muy económicos, ya que hay que tener en cuenta que un vigilante bien remunerado de acuerdo con las horas de trabajo, prestaciones sociales, dotación, etc, es muy costoso.

Un servicio mensual de vigilancia 24 horas está por el orden de los 900.000 mil pesos a 1 000.000 de pesos.