Archivo

CENTRO FERRETERO DEL CARIBE

Uno de los negocios más antiguos en la ciudad es el que tiene que ver con las ferreterías, que día a día han crecido y se ha ido especializando en diferentes áreas.

19 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Las que hoy son ferreterías comenzaron siendo lo que se llamaba cacharrerías, en las cuales se encontraban todo tipo de elemento que fuera útil para la reparación, reconstrucción y, en general, mejoramiento de las viviendas familiares.

En la actualidad y gracias al desarrollo que ha tenido el sector, las ferreterías han logrado especializarse, en diferentes áreas como por ejemplo: en tuberías, valvulería, llaves, etc., que es lo que se llama en el ambiente la ferretería pesada y esta dirigida al sector industrial.

Las ferreterías que ofrecen pinturas, herramientas, elementos de construcción, etc., son llamadas ferreterías de tipo liviano y básicamente están dirigidas al sector de la vivienda y la construcción.

El crecimiento que se ha registrado en los últimos años, en el sector de la construcción, aun cuando no ha sido el esperado, ha influido en gran parte en el crecimiento de las ferreterías, y ha generado aumento de empresas y microempresas relacionadas con el ramo.

Barranquilla, por ser polo de desarrollo comercial e industrial y además por su excelente ubicación, es considerada como centro ferretero de la Costa Atlántica, según Fernando Bichoff, gerente de la Ferretería Ujueta, una de las más antiguas de la Costa.

El futuro del sector ferretero está encaminado hacia la creación de tiendas por departamentos especializados de todo tipo de elementos relacionados con la ferretería y la construcción.

Estas tiendas estimularían mucho más la tendencia creciente de que uno mismo efectúe las reparaciones sencillas del hogar, y además se pondría a tono con las grandes tiendas por departamento muy comunes en los Estados Unidos.

El proceso de apertura que se ha venido presentando en la economía nacional ha beneficiado en buena parte a este sector ya que ha permitido la entrada de una buena cantidad de productos que anteriormente no se conocían en el país.

Este proceso también ha servido para que la industria nacional demuestre que sus productos estén a la altura de los importados, en lo que a calidad se refiere.