Archivo

UN CIERTO BRILLO DE SOL A PLENA NOCHE

Nacido y crecido entre la batahola del baile, que acá suele ser tanto endemia como vocación sin culpa , la música y los tumtunes de cada glorioso carnaval llevados en la sangre, el público barranquillero ha echado por tierra las presunciones más pesimistas y cada noche --entre divertido, intrigado y expectante-- se ha metido de lleno al ruedo del Festival Internacional Barranquilla Nueva Danza.

19 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Por muy contemporánea que sea, danza es danza , ha dicho con invencible sabiduría popular y gracioso contoneo, una chica de platea. Pero en seguida ripostó con una cuestión relativamente incontestable: Oye, y para tí, Qué es danza contemporánea? Yo improvisé un conceptual pase de mantero de corraleja: sólo dije, como en dominó, Paso. Eso te lo contesta mañana en el foro el cuate Alberto Dallal (uno de los pocos estudiosos del fenómeno en Latinoamérica) .

Mientras el hombre, para quien estos berenjenales teóricos son un pan comido que comparte sin aspavientos y en sencillo lenguaje con cualquiera, me está relevando en estos momentos de la respuesta que la seductora muchacha (y yo de paso) y más de uno también necesitamos, salí raudo de Detrás de la puerta de Bellas Artes y me zambullí con todos los sentidos, ya plena noche, en mi butaca zurda sesgada frente al ruedo de la alicantina Sol Picó y su compañía catalana. Estoy en el Amira De la Rosa, como todas estas noches, igual que algunas tías de antes iban a misa seguido y de mañanita.

Me bebí el espectáculo con la devoción menos sacrílega posible en los ojos y, creo que lo dije ya, todos los absolutos sentidos. Napoleón se supone que estaba allí y realmente uno lo presentía por momentos, no sin cierto esfuerzo disociativo, pero en verdad de verdad tal cosa nos (o me?) importó nada. Allá enfrente, la fiesta de imágenes con una vena rica de humor underground tomó cuerpo en la espléndida presencia escénica de la Picó Monllor y sus comparsas. Me fui feliz, como con cierto solecito adentro. Ni la rumba lo apagó.

Hoy, Brasil y Cuba La figura paterna desaparecida tan joven, la presencia de Gaviota y la crítica del forzado aislamiento cubano en el contexto internacional es la temática que traerá hoy la compañía cubana Danza Abierta, de Marianela Boán, en su obra Pater, Gaviota, Fast Food.

El montaje se presenta hoy en dos funciones (5 y 7 p.m.) en la Escuela de Bellas Artes. Esta compañía cubana fue fundada en 1988 por Marianela Boán, quien define Pater como mi padre, Angel, periodista, murió en Argelia cuando yo tenía nueve años. Esta obra es uno de los conjuros que he realizado para tenerlo cerca .

En la noche, el turno le corresponde a Brasil, Tran Chan, con la obra Prosa poética, en donde aparece lo cotidiano pero orquestado con partitura original. Los dos protagonistas se desenvuelven en una sinfonía lúdica de interrelación.