Archivo

PARA LA COSTA: LO MEJOR DE LA APERTURA

La Costa Atlántica podría recoger buena parte de su desarrollo a través de la apertura, pero eso dependerá del uso adecuado que le dé a los recursos de descentralización. Así lo consideró el presidente de la Asociación Nacional de Industriales (Andi), Carlos Arturo Angel, al reiterar que esta región del país sigue siendo la de mayor potencial en el actual panorama económico.

17 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Angel presidió ayer en Barranquilla la reunión de Junta de Dirección General de la Andi en el marco de la conmemoración de los 50 años de la agremiación en la ciudad.

Según el dirigente gremial, la Costa ha mostrado notables avances en materia de servicios públicos, pero hace falta un proceso de consolidación para pasar al estado de excelencia existente en otras regiones del país.

Habría que hacerle también una promoción a la región y establecer unos aportes en materia de incentivos regionales para atraer a los inversionistas , señaló.

Anotó, no obstante, que el panorama nacional en materia de desarrollo económico no era precisamente alentador, partiendo de que hay un retraso de 20 ó 30 años en materia vial, que la infraestructura portuaria está en pañales, y de que la recuperación de la red férrea es incierta. Un país sin infraestructura no tiene por qué progresar , dijo.

La concesión no es lo mejor El presidente de la Andi aseguró que en carreteras, Colombia está por debajo de Bolivia, país que tradicionalmente era más retrasado de Suramérica en la materia. Lo más grave, sin embargo, es que no se ve forma de mejorar la situación.

Consideró que la concesión era un sistema que ni siquiera ha funcionado en los países que lo han utilizado. En el caso mexicano, tuvieron que renegociar los contratos, pues los plazos de entrega de las concesiones generaron unos peajes tan altos, que los conductores preferían utilizar las vías alternas , dijo.

En este sentido, recomendó replantear el sistema de concesión para que los contratos sean atractivos. Mucho me temo que ningún concesionario --que forman en el mundo una cofradía de inversionistas-- ya no estén interesados en perder su dinero en Colombia , anotó.

Dijo que el nuevo esquema de privatización portuaria había traído mejoras administrativas, pero ninguna en infraestructura, por lo que debían buscarse fórmulas de modernización.

Señaló que lo más grave estaba en el manejo de muelles de contenedores que representan el 70 y 80 por ciento de la carga mundial. En este frente, hay dos o tres excepciones, en las cuales se está trabajando sin ninguna sofisticación.

Sobre el contrabando, uno de los problemas que más está afectando la economía nacional, dijo que para contrarrestarlo se necesitaba voluntad política y un cambio en las reglas de juego aduaneras para acabar la impunidad y castigar la corrupción. No se trata de desarmar a la Aduana o fusionarla y transformarla. El problema es de personas. , dijo.

Asimismo, se mostró preocupado por un eventual deterioro de las relaciones económicas con Estados Unidos, que podrían repercutir negativamente en el sector productivo nacional.

En este sentido recordó que ayer por la tarde se iban a reunir con el Presidente de la República para expresarle la preocupación de los industriales sobre este particular.

En el caso de las vías férreas, consideró que el Gobierno no iba a lograr su recuperación a menos que se las entregue al sector privado. De pronto, puede llegar a funcionar por concesión el tramo de La Loma, el de Buga-Buenaventura o Cartago-Buenaventura , dijo.