Archivo

TOLÚ: MAGIA Y VIDA

Muchas son las limitaciones que a través del tiempo ha debido afrontar el Golfo para explotar racionalmente sus recursos y es así como aún no ha llegado a una etapa de desarrollo que le permita afirmar que el turismo ha despegado . Esta afirmación fue del ministro de agricultura, Antonio Hernández Gamarra, en artículo titulado Desarrollo, Realidad y Perspectiva , en el libro Morrosquillo, magia y vida, publicado hace seis años.

11 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Hoy la realidad es bien distinta porque el desarrollo del balneario ha tenido Magia y Vida, y Tolú se muestra como la ciudad más importante de Sucre, después de la capital Sincelejo.

El desarrollo de Tolú ha sido vertiginoso y en cuatro años parece haber logrado todo, gracias a la regalías petrolíferas que empezaron a llegar a partir del segundo semestre de 1994, en la administración del alcalde, Tulio Villalobos Támara.

Tolú es hoy un paraíso de brisas, playa, mar y paz, habitado por gentes buenas y nobles, que tal vez por su ingenuidad todavía no alcanzan a comprender el potencial turístico de sus balnearios.

Los 25.593 habitantes de Tolú, viven en esta pequeña ciudad como en un verdadero paraíso terrenal y para ello cuentan con todos los servicios públicos, moderna infraestructura hotelera y algunos lo consideran todo un remanso de paz.

El ex alcalde, Tulio Villalobos Támara se preocupó por traer los servicios públicos, convertidos en el freno del desarrollo del municipio y pavimentó más de 12 kilómetros de calles y avenidas para cubrir el 99 por ciento del perímetro urbano. También ejecutó el plan del alcantarillado el cual tiene cobertura del 99 por ciento lo mismo que el acueducto y el gas domiciliario, que le dio impulso a la industria hotelera.

Tampoco se quedó corto en la señalización de vías, semaforización de calles, relojes electrónicos y organización de la avenida a la playa, donde fueron desalojados los vendedores ambulantes y estacionarios y se iluminó por completo.

Para acabar con algunas deficiencias en el servicio telefónico, Celcaribe expandió el radio de acción hasta los balnearios de Tolú, Coveñas y el archipiélago de San Bernardo.

Sin embargo, quedaron muchas cosas por hacer y en esta dirección se encamina la administración de la alcaldesa, Rocío Quintero Porto, quien acaba de adjudicar licitaciones públicas por 12 mil millones para poner en marcha el plan vial, el acueducto de Coveñas, el centro de convenciones, el nuevo aeropuerto de Tolú, siete parques recreativos, canchas polifuncionales y modernizar los servicios del hospital Santiago el Mayor y mejorar la infraestructura de escuelas y colegios.

Todas estas inversiones serán ejecutadas en el presente año, con el objeto de abrir las puertas al turismo internacional hacía la zona del Francés, expresó la alcaldesa, Rocío Quintero Porto. Industriales españoles e italianos, están interesados en construir complejos hoteleros aquí y para ello tendrán concesiones tributarias de parte de la administración.

En el Tolú fuera de serie que desea la alcaldesa Rocío Quintero Porto además de las regalías ha sido importante el apoyo brindado por las multinacionales que exportan los hidrocarburos como la Shell, Cravo Norte, la Fundación Golfo del Morrosquillo, Ecopetrol, la Aeronáutica civil, el Fondo de Inversión Social (FIS), la Corporación Nacional de Turismo y el mismo departamento de Sucre.

De vecindad a polo turístico Tolú fue fundado por el ambicioso Alonso de Heredia, natural de Aragón, España. Desde cartagena, movido por la codicia del oro y en especial de la raza zenú, conquistó varios pueblos de la sabana con su hermano, Pedro de Heredia.

La fundación de Santiago de Tolú, data del 25 de juliop de 1534 o 1535 con una población de 45 vecinos y no adquirió el cargo de ciudad hasta 1549 por error.

La actividad económica de sus pobladores inicialmente la constituyó la orfebrería, más tarde la agricultura y después se convirtió en puerto exportador de carne en canal a los mercados de Centroamérica y Cuba.

También fue importante para el nativo la pesca, pero con la llegada de antioqueños comenzó el incipiente despegue del turismo doméstico, el cual fue desplazado a final de la década del 80 por los recursos generados por la exportación de crudos.

Sin embargo, el verdadero horizonte y norte económico de Tolú, no ha sido explotado aún y tiene que ver con el turismo aprovechando la abundancia de recursos naturales, aves exóticas y sus hermosas playas.