Archivo

SE DISPARÓ LA PROSTITUCIÓN DE MENORES

Alarmantes cifras sobre la prostitución en Barranquilla arrojó un estudio realizado por la Universidad Libre en esta ciudad. Según el estudio que adelantado durante los primeros meses del año y para el cual se tomó como muestra a 146 jóvenes que se dedican a esta actividad un 91 por ciento de las prostitutas oscilan en edades entre los 12 y los 18 años.

12 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Un 30 por ciento de estas mujeres han sido víctimas de maltrato y violación por parte de los mismos clientes y de agentes de la Policía.

Gloria Calderón, de la Unilibre, señaló que como zonas de tolerancia con mayor índice de prostitución fueron identificadas la zona cachacal, el centro, el parque San José, Murillo, calle 70, calle 84, Barranquillita (por Caño de la Auyama) y Las Flores en la vía 40.

Se encontró que en su mayoría las jóvenes son oriundas de otras ciudades y solo un 10.3 por ciento son nativas de esta ciudad, pero Calderón manifestó que esta era una constante que se repetía en todas las ciudades del país, es decir las jóvenes emigran para ejercer la actividad fuera de sus casas.

Se mostró alarmada por la elevada participación de menores de edad, donde incluso se encontró el caso de una menor de 8 años que ya se desempeñaba como prostituta.

Agregó que la zona más afectada es la de Barranquillita, donde la prostitución va de la mano de la pobreza y de las condiciones infrahumanas en que viven los moradores de ese sector.

Se vive en condiciones de salubridad ínfimas y el marginamiento llega a tal punto que aquí se concentra el 10 por ciento de las jóvenes que son oriundas de la ciudad .

Finalmente el estudio hace un llamado a las autoridades competentes para que se coloquen al frente de la situación y se controle no solo la actividad sino que se realicen programas de educación y se presenten alternativas a estas jóvenes que les permita vislumbrar otras formas de vida.

Hizo un especial llamado al Instituto de Bienestar Familiar para que tome cartas en el asunto, en lo que respecta a la cantidad de menores que sin ningún tipo de protección vienen ejerciendo esta actividad.