Archivo

BELLEZA Y PRÁCTICA EN EL USO DE YESO

El yeso, que se aplicó como revestimiento decorativo en muros y otros elementos de la época de las pirámides en Egipto, se emplea todavía y cubre las paredes de nuestras casas.

06 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Se obtiene mediante calcinación del sulfato de cal hidratado, produciéndose un polvo fino y blanco que fragua rápidamente al contacto con el agua.

La proporción de la mezcla son importantes: con poca agua sólo se obtienen grumos, mientras un exceso de agua hace perder sus propiedades al yeso.

Su empleo más general en construcción es en revoques interiores, o sea, para cubrir las superficies ásperas e irregulares que presentan los muros y techos construidos con ladrillos o cemento.

Por su rápido fraguado, se emplea para unir la primera capa en los techos de bóveda catalana .

Cuando se mezcla con agua caliente, en el cual se ha disuelto gelatina, se obtiene una pasta de gran resistencia y mayor finura, fácil de moldear y que una vez seca, puede pulirse, lográndose un acabado terso y brillante denominado estuco, que tiene aspecto de mármol o alabastro.

Ultimamente se imponen en Colombia, particularmente en la Costa, los cielos rasos hechos con láminas de yeso a las cuales se les ha colocado una estructura de fique a manera de esqueleto.

Las láminas (por lo general de 1 metro cuadrado) van sostenidas del techo con pencas del mismo fique o con alambre.

Las uniones entre las planchas se disimulan con una capa de una pasta suave cuyo contenido bajo en yeso retarda el fraguado.

Pero el uso más popular del yeso es el de figuras ornamentales de singular belleza donde el fraguado rápido es nuevamente una ventaja.

Con tantos usos que se le vienen abriendo paso, es muy común ver surgir diferentes características, diferenciándose fundamentalmente por su velocidad de fraguado y blancura.