Archivo

LA COSTA: COMPETITIVIDAD OBLIGADA

Aunque la Costa va muy bien encaminada dentro de la apertura, su economía estará sometida a toda suerte de trastornos económicos y sociales ocasionados por el cambio en las reglas del juego.

10 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Se trata de un ambiente en el que todas las empresas deben ser competitivas, incluyendo a las compañías que anteriormente se refugiaban en estatutos particulares --como es el caso de las estatales o municipales-- para darse el lujo de no ser competitivas.

Así lo consideró el asesor franco-canadiense, Jean Paul Sallenave, profesor de Harvard, autor de más de 20 libros sobre administración, y uno de los máximos exponentes de la Planeación Estratégica, la Gerencia Integral y la Teoría L o de la Antigerencia.

Para Sallenave, empresas como la Corporación Eléctrica de la Costa (Corelca) y la Telefónica de Barranquilla, tienen que lograr altos grados de competitividad para sobrevivir, lo que a primera vista podría parecer un sueño, pero que necesariamente tiene que hacerse realidad.

Sallenave estuvo este lunes en la Universidad del Norte de Barranquilla dictando una conferencia sobre la teoría L y promoviendo un seminario sobre Gerencia que dictará el 18 de julio a los empresarios de Barranquilla.

Para este teórico que ha viajado por todo el mundo, pero que se considera colombiano de corazón, los cambios que toda empresa costeña debe acometer para hacerse más competitiva, deben ser: estratégicos, estructurales, de procesos y culturales, porque si no, el cambio no existiría como tal.

El cambio, debe ser necesariamente integral; y si no somos capaces de cambiar a la gente, su manera de pensar y de actuar, los demás cambios no sirven para nada , dijo Sallenave a TIEMPO CARIBE.

Cambios desde adentro Necesariamente, según Sallenave, los cambios deben darse en el mismo seno de la empresa. No van a venir nunca desde afuera. El cambio estructural va de la mano con el cambio organizacional, por lo que tenemos que ser capaces, si es necesario, de dividir las empresas grandes en unidades organizacionales pequeñas más fáciles de cambiar , sostuvo.

Recomienda, por eso, que las empresas grandes, monolíticas, e ineficientes, se conviertan en una colección de unidades pequeñas, porque en estas resulta más sencillo imponderar a la gente, responsabilizarla y así cambiar la cultura interna.

Para Sallenave, la base de todos los errores que se están cometiendo en muchas empresas colombianas es que hay una diferencia enorme entre lo que se enseña en nuestras universidades y lo que se practica al frente de las empresas Esto se traduce en un cúmulo de malas costumbres que constituyen la Antigerencia , y que a pesar de que se presentan en toda Latinoamérica, resulta más evidente en Colombia porque aquí, según Sallenave, lo disfrazamos menos .

Según el asesor franco-canadiense, los antigerentes existen en todas partes. Hay muchos de ellos en los países anglosajones y europeos, donde el denominador común es la creencia en conceptos absolutistas importados de Japón o Estados Unidos.

Pero en el caso colombiano y latino en general, esos conceptos absolutistas (Reingeniería, Calidad Total, Page Marking), son conceptos que se manejan como si fueran modas; y se aplican según el gerente se vaya enamorando de ellos.