Archivo

FEDERALTEX REINICIARÍA LABORES EN JUNIO

Siete meses de inactividad por la crisis económica cumplió la textilera Federaltex en Valledupar.

10 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Pese a los anuncios de una inyección de 3.000 millones de pesos hechos por el Ministerio de Desarrollo, a través del Instituto de Fomento Industrial (IFI), aún no hay luz verde para reiniciar las actividades suspendidas desde octubre de 1994.

El gerente encargado, Rafael Santodomingo, manifestó que en la actualidad se discuten las fórmulas de pago de la deuda con los acreedores, que se aproxima a los 7.000 millones de pesos. Además se analizan las bases del acuerdo concordatario.

Hasta el día de hoy (ayer) no algo definido, o sea que indique que vamos a arrancar pasado mañana. La idea es que sea lo más pronto posible. Hemos proyectado que en el mes de junio , afirmó el funcionario.

Agregó que tampoco, la junta directa ha tomado una decisión para el nombramiento en propiedad del nuevo gerente. Entre tanto, se analizan las proyecciones financieras para el futuro.

Por otra parte, Santodomingo indicó que a nivel laboral no hay obligaciones pendientes con los trabajadores.

Señaló que pese a la parálisis el personal es rotado para que realice la labor de mantenimiento a la maquinaria.

Destacó las gestiones del Gobierno seccional ante el presidente, Ernesto Samper, y el ministro de Desarrollo, Rodrigo Marín Bernal, para recuperar la empresa, que debe ser considerada patrimonio del Cesar. Esto es un puntal para salir adelante y arrastrar otros proyectos de industria en el departamento , dijo.

En el último informe que recibieron los asociados de Federaltex se les indicó que en 1993 las pérdidas fueron de 950 millones de pesos, y hasta agosto de 1994 llegaban a los 1.336 millones.

No obstante se hacía énfasis que la crisis era general en el sector textilero del país como consecuencia de las incontroladas políticas de la Apertura Económica.

Se destacó, por ejemplo, que el contrabando y la competencia desleal tienen ganado el 30 por ciento del mercado interno. Y las plantas de personal de entidades como Coltejer, Fabricato y Tejicondor, de han reducido entre el 6 y el 15 por ciento, que se traduce en la eliminación de 2.800 puestos de trabajo.