Archivo

ZABALA, JAQUE MATE AL POLIO

Fidel Zabala Huertas aprendió a mover las fichas del ajedrez cuando tenía 12 años, durante una partida que sostuvo con la poliomielitis por espacio de 6 años en la pieza de un frío hospital de Bogotá.

04 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

La terrible enfermedad lo atacó cuando tenía dos años. Cuando cumplió los seis, sus padres, con gran esfuerzo económico, lo llevaron a Bogotá donde le practicaron cinco intervenciones quirúrgicas para salvarle la vida.

Le gané la partida a la muerte , dice el sincelejano, reciente coronado campeón nacional de ajedrez, categoría 1.700 Elo.

Nació hace 24 años en el barrio San Luis. En Bogotá, una prima aficionada al juego ciencia le dio las primeras lecciones en un pequeño tablero.

Desde un principio me llamó la atención. Al comienzo fue un simple pasatiempo y a los 12 años ya era una pasión , afirma.

Lo que más le llama la atención del ajedrez es la imaginación y creatividad que requieren quienes lo practican y dice que es gran admirador del Maestro ruso Alexander Alekhine, quien fue campeón mundial entre 1927 y 1935, título que perdió y recuperó en 1937 hasta 1946.

He leído todo lo relacionado con este Maestro, que murió siendo campeón mundial. Trato de seguir las enseñanzas que dejó a través de autores de sus memorias .

Durante varios años, Zabala ha sido rey departamental de mayores siendo juvenil y le ha tocado representar a Sucre, compitiendo con maestros nacionales, lo cual le ha servido para adquirir experiencia.

Su primera salida fue en 1988, durante el Nacional Juvenil de Armenia, ocupando una modesta posición. Sin embargo, eso no lo afectó en lo más mínimo y siguió entrenando con más ahínco y perseverancia para ponerse a tono con lo mostrado por sus rivales.

En el 90, nuevamente se coronó campeón departamental de mayores, siendo juvenil, y la Liga lo envió al Nacional de esa categoría y amplió su experiencia compitiendo con los mejores exponentes de la disciplina.

Su primera figuración importante la consiguió durante el Nacional Abierto en Barranquilla, el año pasado, logrando el subtítulo en el nivel Elo 1700 a 1900.

Este año, con experiencia acumulada y luego de barrer en el Torneo Departamental, fue seleccionado para el Nacional Abierto de Palmira (Valle), donde se alzó con el título en la categoría 1700 a 1900 Elo.

Participaron 160 tableros de todo el país en tres categorías y en la clasificación general quedé de octavo , manifiesta Zabala. Jugó nueve partidas, de las cuales ganó 6, empató una y perdió dos, para seis puntos y medio.

Cayó ante el Maestro Nacional Rafael Mendoza (campeón general) y frente al experimentado representante atlanticense Raúl Barros. Para Zabala, la partida más importante fue la ganada al Maestro Nacional Carlos Victorino, antioqueño y gran favorito.

Zabala basa su técnica en sacrificar peones y realizar combinaciones agudas y complicadas, tal como lo hacia el ruso Alekhine, su inspiración desde que decidió convertirse en ajedrecista.

El gran reto que se ha propuesto el joven amante del Juego Ciencia es clasificar entre los 12 primeros durante el Torneo Nacional de Mayores, con sede Barranquilla en agosto próximo, preselectivo colombiano a la Olimpiada Mundial.

Clasifican 12 tableros para ir a una eliminatoria, de la cual saldrán los cinco primeros para la Olimpiada Mundial, en Alemania , dice. Es un reto y voy a dedicarme de lleno a entrenar para llegar en buena forma a ese torneo .

Y puede lograrlo. Ya en el pasado puso jaque mate al polio. Por qué no ahora a unos rivales..? Además, monitor Fidel Zabala es el menor de ocho hermanos y estudia Ingeniería Agrícola en la Universidad de Sucre. Además, sirve como monitor de ajedrez desde inicios del presente año académico, cargo para el cual fue llamado por el rector Gustavo Vergara Arrázola, como reconocimiento a su labor.

Zabala tiene como entrenador a Roberto Vásquez y recibe apoyo del presidente de la rectora, William Monterroza.

El campeón manifiesta que Vásquez en la parte técnica y Monterroza en lo personal y económico han sido motor importante en su carrera.

A Zabala no le atrae practicar otro deporte. No por que le disguste, sino porque el polio le dejó huellas en la pierna derecha. Pero sigue a través de la radio y la televisión toda la actividad deportiva, especialmente lo relacionado con el fútbol profesional y la Selección Colombia.

Su meta inmediata es llegar a convertirse en Maestro Nacional y representar al país en torneos internacionales.