Archivo

SE DAÑARON TRES TONELADAS DE ALIMENTOS

Mientras centenares de niños sucreños sufren graves problemas por desnutrición, el Fondo de Desarrollo Rural Integrado (DRI) dejó perder 139.362 latas de pescado y 7.519 kilos de harina de trigo del Convenio con el Plan Mundial de Alimento (PMA).

04 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Las pérdidas pueden llegar a los 90 millones de pesos en la regional Sucre y a una cifra incalculable en todo el país donde el DRI suspendió la entrega de los alimentos provenientes de Naciones Unidas con destino a campesinos.

Las irregularidades fueron denunciadas por los diputados, Jorge Barraza Farak y Luis Vergara de León ante la Procuraduría Regional al detectar que la alcaldesa de Los Palmitos, Luz Dominguez de Meza repartía a las comunidades de Sabanas de Beltrán, Hatilllo y Palmito, pescado en lata, presuntamente adquirido por su esposo, el acordeonero, Lizandro Meza.

El martes llegó a Sincelejo, una comisión del DRI y las Naciones Unidas para verificar el estado de los alimentos y proceder a sepultar los que estaban descompuestos, pero la Procuraduría ya había asumido la investigación.

Raúl Arévalo Santos, consultor del DRI-PMA, respondió a la Procuraduría que se había suspendido la entrega de los productos a los campesinos sucreños, por ser 1994 un año eminentemente político y se corría el riesgo de ser utilizados en las campañas proselitistas.

Adujo, además, que debido a una inadecuada temperatura los enlatados se deterioraron, pero hay otros como granos que aún se conservan en buen estado.

Otra causa expuesta fue la de que los cambios de directores del DRI y de los coordinadores regionales dificultó la entrega de los alimentos a sus destinatarios.

El gerente del Idema en Sincelejo, Napoleón Imbeth Gazabón, dijo que al Instituto le cabe responsabilidad alguna, por cuanto la entidad sólo facilita las bodegas para almacenar los productos de donde son retirados trimestralmente por el DRI.

No obstante, en cuatro ocasiones envié oficios al director regional del DRI, Rodrigo Pérez Agua, advirtiéndole sobre los riesgos que corrían los productos perecederos, pero jamás respondió , anotó.

Pérez Agua, por su parte, manifestó que los alimentos llegaron en noviembre de 1993 y febrero de 1994 y después de numerosas solicitudes al director nacional del DRI, Jorge Alberto Mestre, éste le había manifestado que por orden expresa del presidente de la república, Cesar Gaviria Trujillo y los ministros de hacienda, Rudolf Hommes, y de agricultura, José Antonio Ocampo, estaban suspendidas las entregas de los productos, hasta que pasaran los debates electorales.

La misma suerte podrían correr 82.370 kilos de arroz, 19.750 de frijol, 715 de lenteja y 2.891 galones de aceite, que hacen parte de la última entrega del Convenio entre Colombia, Naciones Unidas, El Fondo DRI y El Plan mundial de Alimentación.