Archivo

EL SORGO, TEMA OBLIGADO DEL IV FORO

Los problemas que viene afrontando el sorgo, así como lo cereales en general, tendrán su buen espacio en el IV Foro Agropecuario de la Costa Atlántica, que se realizará el 9 de junio en Barranquilla.

02 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

En la producción de sorgo, los cultivadores del Atlántico acumulan pérdidas por 60 mil millones de pesos como consecuencia del largo verano que azotó la región.

La aseveración la hizo el director regional de la Federación de Cultivadores de Cereales (Fenalce), Alfredo Oñoro Roa, durante la presentación del Foro.

Con el verano, la producción en el Atlántico disminuyó en límites alarmantes, al ubicarse en 1,8 toneladas por hectárea, cuando el promedio departamental --que tampoco es que sea muy alto-- es del 2,2 toneladas, o sea, por debajo del punto de equilibrio (mínimo para no sufrir pérdidas), que es de 2,3 toneladas por hectáreas.

Y aunque con cierta infraestructura, en algunas zonas se han logrado hasta 3,2 toneladas, lo que se aspira es conseguir un rendimiento cercano del 3,5 hectáreas tanto en sorgo como en maíz.

Por ello estamos acompañando al Gobernador del Atlántico en el montaje de las infraestructuras. Si no detenemos los riegos, es muy difícil que obtengamos cultivos rentables , dijo Oñoro.

A esta circunstancia, se suman las altas tasas de intereses bancarias, lo que incide en el aumento de los costos de producción. Además, la agroindustria no cumplió con la absorción de cosecha a que se había comprometido, viéndose afectada la comercialización , dijo Oñoro.

En departamentos como Cesar, Magdalena y Córdoba, no se hizo ningún tipo de absorción de cosecha, y solamente en el departamento del Atlántico, se pudo montar esta absorción a mediados del mes de enero.

Las empresas también cerraron sus compras muy temprano, y los agricultores tuvieron que mal vender todos sus productos a través de intermediarios.

En el sector maicero, la comercialización tampoco se hizo. El agricultor maicero debió vender sus productos muy por debajo de los costos de producción, o sea que mientras el gobierno le señalaba un precio de 187 mil pesos la tonelada, el agricultor sólo pudo vender su producto a cien mil pesos la tonelada.

Eso se debió a esa importación masiva de maíz que se dio el año pasado.

Salvaguarda Lo que le estamos pidiendo al Gobierno es una salvaguardia especial para que los productores puedan tener cierta rentabilidad , señaló Oñoro Roa.

Esta salvaguarda debe traducirse en incremento de aranceles, continuación de las compras de cosecha por parte del Idema, y el establecimiento de una política de precios que reconozca incrementos anuales a los agricultores de por lo menos el 18 por ciento, de acuerdo con el Pacto Social.

Una política gradual de subsidios permitiría aliviar el problema de la no rentabilidad, lo que se acompañaría de un programa nacional de semillas certificadas para mejorar la eficiencia agrícola.

Se le está solicitando, además, que se estructuren unos mecanismos expeditos que le den plena garantía al agricultor en la compra de su cosecha y respeto a los precios pactados.

Paciencia El gobernador del Atlántico, Nelson Polo Hernández, le pidió a los agricultores que tengan un poco de paciencia, porque para recuperar al agro se están implementando planes ambiciosos que no se pueden cumplir de la noche a la mañana.

Lo primero que debo decirles es que tengan calma. Yo espero dejarlo todo terminado y avanzado al final de mi gobierno , dijo Polo, quien advirtió que se estaba hablando de inversiones por 120 mil millones que no se hacen en seis meses ni en un año.

Ni aún teniendo los recursos, se pueden hacer estas inversiones en un corto plazo , insistió Recordó que se estaba detrás de la recuperación de 40 mil hectáreas en el departamento, que son cosas que nunca antes se habían pensado hacen, pues se trata de algo grande y ambicioso.

Según Polo, mientras que se tengan unos distritos de riego, y se esté dependiendo de las lluvias para lograr buenos cultivos, nunca se va a tener una buena rentabilidad en los campos del Atlántico.

De allí, a que se esté impulsando, con mucha fuerza, la construcción de los distritos de riego del sur, obra que cuesta 30 mil millones de pesos.