Archivo

EL BUEN MOMENTO DE MOISÉS ANGULO

El éxito de la música que viene haciendo Moisés Angulo, quien como artista está en su mejor momento, pasó una gran prueba al meterse al bolsillo al pueblo vallenato en pleno festival, un evento que en otras oportunidades no permitía que allí en su famosa Tarima Francisco el Hombre, sonara otra cosa diferente al acordeón.

02 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

REF.

Moisés, en el camino con su gente, llegó a la plaza vallenata en medio de la expectativa de los que aún no podían creer que la tuba, el redoblante, el bombo y los platillos tronaran en aquel recinto guardado antes para la música del valle de Upar, pero que dejando a un lado todas esas cosas se dejaron contagiar por el ritmo de la papayera con lo que se afirmó que este artista barranquillero no se equivocó con el momento musical que impone en estos momentos.

El show, de más de una hora, hizo que por este tiempo todo el mundo dejara de hablar de quien ejecutaba mejor el acordeón, o si los versadores se le había agotado el repertorio, o tal vez a quien correspondía el seudónimo de una de las canciones inéditas favoritas, para moverse al son del pie peluo , saltar con la vaca prieta y terminar bailando esa fusión de ritmos sabaneros con el pop siguiendo el estridente sonido de una moderna batería y los tonos lanzados del bajo y la guitarra eléctrica.