Archivo

TÍMIDAMENTE SE ASOMA AL SIGLO XXI

Agobiada por múltiples necesidades básicas insatisfechas que entorpecen su normal desarrollo, Montería celebra mañana su cuadragésimo tercer aniversario de haber sido convertida en capital del departamento de Córdoba.

01 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Eberto Hoyos, director ejecutivo de la Cámara de Comercio de Montería, se muestra optimista cuando habla del futuro de esta capital, que fue fundada un 2 de mayo de 1777 por don Antonio De la Torre Miranda.

Hoyos afirma que a pesar de las dificultades financieras y los graves problemas que padece, la ciudad puede salir adelante adoptando políticas que garanticen una eficiente gestión administrativa y un control absoluto de los ingresos y egresos .

Entre tanto el alcalde, Luis Alfonso León Pereira, sostiene que ya se encuentra en elaboración un plan de desarrollo, con base en los programas que se llevan en cada una de las dependencias del gobierno municipal. y con la participación de los diferentes estamentos ciudadanos.

El Plan se encuentra todavía en la definición de objetivos, estrategias generales, metas, proyectos y programas, los cuales pasarán a estudio del Consejo de Planeación para posteriormente someterlo a consideración del Concejo Municipal. Este plan de desarrollo para Montería está elaborado para tres años con proyección hacia el futuro.

Limitantes del desarrollo El presidente de la Cámara de Comercio, Héctor Sarmiento Suárez, le sugirió al alcalde una acción inmediata para solucionar la grave crisis, que a su juicio, está limitando el desarrollo armónico de Montería.

Consciente de la difícil situación, la comunidad ha manifestado su interés en ofrecer a las autoridades la colaboración institucional que sea necesaria.

Uno de los problemas más graves de la ciudad es su crecimiento desorganizado, donde no hay ningún control de infraestructura vial y urbanística. Esto se debe al hecho de que la ciudad ha carecido, en toda su historia, de una oficina de planeación con verdadera capacidad planificadora.

Aquí los proyectos de desarrollo social y urbanísticos nunca han sido coordinados ni estudiados, de allí que los medios y canales para su implementación han brillado por su ausencia.

A juicio de Eberto Hoyos, director de la Cámara de Comercio, es que la administración municipal, en común acuerdo con el Concejo, reestructuren la oficina de planeación adoptando las políticas indispensables para que pueda cumplir con sus verdaderos objetivos.

El espacio público Otra de las situaciones que requiere de una urgente solución es la ocupación del espacio público. Las directivas de la Cámara de Comercio sostienen que Montería es una ciudad invadida por vendedores estacionarios que ocupan sus principales calles y andenes, lo que ocasiona serios perjuicios a la comunidad y al comercio organizado.

El grotesco espectáculo de la invasión del espacio público atenta contra la buena imagen de la ciudad. Las calles y andenes han sido usurpados a la comunidad y su uso, que es público por mandato de la constitución, se lo han apropiado unas pocas personas.

La invasión del espacio público está coartando el normal ejercicio de las actividades mercantiles, ya que impide el cargue y descargue de mercancías, el acceso libre de potenciales compradores y la visibilidad de los establecimientos de comercio.

Si se tiene en cuenta que el comercio es la actividad que más empleo genera, es imperioso concluir que las autoridades deben garantizar su normal ejercicio.

Todos los sectores ciudadanos han sugerido al alcalde León Pereira que deben acelerarse los trabajos del centro comercial que el municipio construye en la calle 41, para reubicar a todos los vendedores estacionarios.

Así se preservará el desarrollo armónico de la ciudad, el derecho de la comunidad y la garantía para los trabajadores estacionarios de trabajo dentro de un marco de equidad y verdadera justicia social.

No hay vías Uno de los problemas más latentes de la capital de Córdoba es la falta de vías, debido a la destrucción de su malla vial.

La mayoría de sus calles se encuentran destruidas, lo que ha ocasionado un caos en el tráfico vehicular.

El centro de Montería es la zona mas afectada. A ello se suma el hecho de que no se cuenta con una terminal de transporte, por lo que las empresas interdepartamentales e intermunicipales se encuentran situados en el centro, lo que agrava la situación.

Las fuerzas vivas de la ciudad consideran de vital importancia y de urgencia evidente la central, y la recuperación de toda la malla vial.

Según la Cámara de Comercio este es uno de los frentes que demanda el apoyo no solo del sector oficial sino del privado.

Tal situación, junto a la invasión del espacio público, son los problemas que más aquejan a los monterianos. Ello sin obviar el problema de los servicios públicos.