Archivo

FÚTBOL COSTEÑO SONRÍE, PERO LLORA EL BOXEO...

El fútbol profesional costeño, a excepción del Unión Magdalena, sonríe a plenitud, mientras el boxeo llora con los resultados adversos del sábado que le valió a Colombia perder un segundo campeonato mundial en menos de ocho días.

01 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Sin jugar un buen partido, Junior derrotó al Envigado (3-2) en su primera victoria de la temporada como visitante y se consolidó en el primer lugar del torneo de fútbol con 32 puntos, cuatro más que su inmediato seguidor, Nacional de Medellín.

Iván René Valenciano logró su tanto número 13 de la temporada. Rompió la igualdad a ocho minutos del cierre, cuando Envigado iba por la victoria.

Por Junior también anotaron Oswaldo McKenzie y el brasileño Marcio Cruz. Envigado se hizo presente a través de Castrillón y Lozano.

El debutante Unicosta se impuso 3-2, también en calidad de visitante, frente a Deportivo Antioquia, en Itaguí, la tarde del sábado.

Didí Valderrama y Víctor Medina, en dos ocasiones, contribuyeron en el éxito del cuadro atlanticense que clasificó con la máxima bonificación (un punto) para el hexagonal final a dos fechas del cierre de la ronda eliminatoria. Ruiz y Arango marcaron por Antioquia. El barranquillero Francisco Castell fue expulsado.

El Real Cartagena, con goles de César Calero y Henry Nieto, superó a Bello 2-0 ayer en Cartagena y también clasificó en el grupo A, con Unicosta y Bucaramanga, a la próxima fase. El sábado, Unicosta recibe al Real.

El otro representante costeño en el fútbol más alto de la Dimayor, el Unión Magdalena, fue la excepción a la sonrisa del fútbol: cayó como local (1-2) frente al Tuluá y descendió a la duodécima casilla. Mauricio Ospina puso a ganar al cuadro local, pero el boliviano Alvaro Peña perforó dos veces el arco samario.

Pero la derrota del Magdalena fue poco ante lo que representó el boxeo en Johannesburgo, la tarde del sábado cuando dos colombianos subieron al cuadrilátero ante oponentes surafricanos.

Primero, el retador supergallo Víctor Llerena sucumbió por puntos contra el rey supergallo de la FIB, Vuyani Bungú. Y después, el campeón gallo de la misma entidad, Harold Mestre, fue noqueado en forma espectacular en dos vueltas por Mbulelo Botile.