Archivo

Tablón y la Quebrada Chirajara ganó premio de ingeniería

Ayer, en la sede de la Sociedad Colombiana de Ingenieros, en Bogotá, se entregó el Premio Nacional de Ingeniería 2010, que esta vez fue para las firmas ejecutoras Coviandes, EDL Ltda. y CEI S.A..

29 de mayo 2010 , 12:00 a.m.

Estas empresas ganaron con el proyecto de la carretera Bogotá - Villavicencio, en el tramo comprendido entre el sitio El Tablón y la Quebrada Chirajara.

Allí se diseñó una nueva calzada que, al lado de la carretera hoy existente, forma un conjunto integrado de dos calzadas separadas, cada una para tránsito unidireccional.

En el proyecto participaron Alberto Mariño Samper, Enrique Dávila Lozano y Hernando Patiño, quienes destacan de la obra un puente atirantado de 440 metros de longitud, un puente extradosado de 167 metros (primero de este tipo en Colombia) y 19 túneles equipados con todos los elementos de seguridad.

Como criterios de diseño sobresalen la velocidad de 80 kilómetros por hora para una vía de montaña en topografía escarpada, la garantía de la prestación del servicio de transporte, el óptimo manejo ambiental del corredor (Mecanismo de Desarrollo Limpio), y la concertación con las comunidades afectadas.

Adicionalmente, reducir el tiempo de desplazamiento entre Bogotá y Villavicencio en más de 25 minutos, ofrece la posibilidad de construir un aeropuerto internacional alterno al de Bogotá, que impulsaría el desarrollo comercial turístico y convertiría a la capital del Meta en la ciudad con mayor potencial de crecimiento de Colombia.

Antecedentes de la vía Viajar entre Bogotá y Villavicencio implicaba soportar grandes congestiones y cierres de la vía, entre otras situaciones.

Por ello, era crucial desarrollar un proyecto de doble calzada. Así, mediante la firma del acta de noviembre del 2006 entre el Instituto Nacional de Concesiones (Inco) y la Concesionaria Vial de los Andes Coviandes S.A. se dio vía libre a la ejecución de los diseños Fase III del proyecto.

De esta forma se preservará el medio ambiente para que el impacto de las obras sobre las fuentes de agua y zonas de bosque sea mínimo