Archivo

EL ARIARI SIGUE QUEBRADO.

(Ref) Más de 100 jornadas de trabajo en una tomatera, cinco millones de pesos en inversiones y 2.000 cajas de la verdura avaluadas en 14 millones de pesos, perdió hace un año, Julio García Osorio, de 38 años, con la caida del puente Guillermo León Valencia sobre el rio Ariari. Sólo ganó culebras y un empleo como jornalero que apenas le garantiza el sostenimiento de sus seis pequeños hijos.

23 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Le quedó el arrepentimiento de haber vendido las vacas que comrpó con mas de diez años de trabajo para sembrar una hectárea de tomate, de la que alcanzó a recolectar 120 cajas que terminaron descompuestas a la orilla de la carretera que conduce al municipio de Granada.