Archivo

APAGUEN LA LUZ

Ha llegado el momento en que los funcionarios públicos y los trabajadores del sector privado eliminen de la mente, saquen de sus cerebros y pierdan la costumbre de paralizar su trabajo apenas suena la sirena de Bomberos.

30 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Soy consciente de que la cercanía entre la vivienda y el sitio de trabajo, permite el almuerzo en familia y la tradicional siesta, pero llegó el momento de entender que la ciudad necesita de un esfuerzo adicional, lo que significa trabajar más horas, sino simplemente no parar cuando suena la sirena y mejor terminar la labor sin perder el ritmo.

No soy quien para pedir que la gente haga caso de mis ideas, pero estoy seguro que muchos se sorprenden cuando el trabajo se paraliza a las doce o a las seis, sin importar la trascendencia de la labor que se está cumpliendo.

Será muy prematuro pensar que en Villavicencio se debe implementar la jornada continua? Sea esta o no la alternativa, el crecimiento de la capital del Meta, la dimensión de sus problemas y la demanda de gestión, merece una mayor disposición de las labores. No se trata de más horas, es simplemente no perder el ritmo y acelerar la respuesta a las prioridades.

Cuando suena una sirena, generalmente es para que haya acción, movilización; y en Villavo lo que genera es parálisis. Por favor, apaguen la sirena. Así como dice el alcalde: A trabajar se dijo.

Aclaro. No pienso ni creo que en esta ciudad no se trabaje, pero si creo que el futuro amerita mayor ritmo en la gestión y más resultados en el trabajo.