Archivo

DESEMPLEO

Impactante, por decir lo menos la denuncia de Llano 7 días sobre el ingenioso transporte de cocaína y similares a través del sistema de motos con parrilleros que a altas horas de la noche evaden el retén, bastante ingenuo, del Galán.

30 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Si para esto se utilizan jóvenes llaneros contactados en los sitios In nocturnos, y estos se prestan para esto, lo que se pone en evidencia es que la economía de mercado no ha resuelto el dilema de aumentar la riqueza sin conseguir al mismo tiempo crear bolsas de desempleados jóvenes y marginados que conducen a falsas ilusiones y al ansia del dinero fácil .

La desocupación entre los jóvenes de 15 a 24 años sigue aumentando en Villavicencio y en todo el país. Esta situación se debe a que el sistema educativo y de capacitación no se ha preparado para dar respuesta a los rápidos cambios tecnológicos que se están presentando en el país y en el mundo, siendo además insuficientes los recursos a la capacitación real de los jóvenes con el fin de insertarse en el mercado de trabajo.

Las Universidades del Llano y del Meta y el propio SENA y los colegios de secundaria -públicos y privados- tienen en esto, una gran tarea a desarrollar. Se observa últimamente la penetración de entidades educativas a distancia mediante el sistema no presencial, que para quien las conoce, se sabe que no son siempre del nivel que se requeriría para el desarrollo del Llano en los años venideros.

La entidad rectora de la educación en el Meta, vale decir la secretaría de Educación deberían supervisar los planes de educación superior a distancia que se vienen ofreciendo de manera súbita, reciente y a granel a la población juvenil llanera, para que no se sufra más adelante un fiasco y estos jóvenes ilusionados no ingresen luego al franco desempleo o el subempleo, o a trabajos como los anotados, del parrillero de la moto.

La calidad de la educación y el ofrecimiento de carreras que necesita la región, son responsabilidad de nuestras dos entidades de educación superior, que atraviesan momentos de reorganización hacia el futuro, ensanches y nueva focalización , que ojalá se materialice.

Estos problemas deben abordarse pronto y reorientar las políticas locales y departamentales, antes de que la problemática sea más grave. Vivimos en una sociedad consumista y los jóvenes deben tener acceso a un futuro digno que no tenga que apoyarse en el mercadeo de los alucinógenos o su transporte y mucho menos en su elaboración.

Las ollas del Santafé, Brisas del Guatiquía y el Industrial, son conocidas de todos y no se entiende, la policía local como coexiste con estos centros, y las autoridades municipales, como no presentan soluciones a estas juventudes desorientadas.

La educación y la existencia de oportunidades de desarrollarse es lo único que puede combatir, orientando, las ansias y el sueño del dinero fácil en la juventud.