Archivo

EL PAÍS NECESITA LAS DOS VÍAS

Un sondeo de opinión adelantado entre dirigentes gremiales, políticos e ingenieros de trayectoria como Jaime Corredor Arjona que toda su vida ha estado ligada al desarrollo del departamento permite concluir que las obras de Ibagué-Armenia y Chaparral-Buga son de carácter prioritario, pero se pueden envolatar si no existe una voluntad conjunta de sacar adelante los dos proyectos.

24 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Una de las afirmaciones más importantes que podrían volver a repetirse es la del ingeniero Corredor quien señaló que en el Tolima venimos hablando de los grandes proyectos desde hace 30 años, pero no hemos podido sacarlos adelante debido a la división reinante en el departamento .

Por otra parte, el ingeniero Luis Rosendo Cárdenas quien ha seguido de cerca el proyecto del Túnel de La Línea señaló que los 30 kilómetros de la carretera Ibagué-Armenia comprendidos entre el puente sobre el río Bermellón y la Aduanilla, (parte más alta de La Línea) son un verdadero cuello de botella para el país. A continuación algunas de sus apreciaciones.

Jaime Corredor Arjona Ingeniero La vía Chaparral-Buga tiene una connotación especial para el departamento, pero también debe solucionarse el problema de La Línea. Qué pasaría si el día de mañana la variante por Chaparral tiene problemas de impacto ambiental, como los que se supone tendrá por cruzar por el sector de San José de las Hermosas una de las riquezas ecológicas más grandes del país?.

Los tolimenses están tienen un concepto dirigido a algo particular cuando se debe pensar en todo el departamento.

Luis Rosendo Cárdenas Ingeniero Claro que se deben y pueden hacer las dos obras. Un país en plena apertura necesita de varias alternativas para salir al Pacífico. Los proyectos deben iniciarse ya.

La ley 141 de 1994 establece que Ecopetrol debe crear un fondo para financiar estudios técnico-económicos a nivel de diseño definitivo que beneficiaría la vía Ibagué-Armenia. En el tramo de la linea, que está por encima de los 2.000 metros sobre el nivel del mar, los motores pierden potencia.