Archivo

EL NO FUMADOR PAGA LOS PUCHOS ROTOS

Casi cinco millones de cigarrillos se fuman a diario los vallecaucanos. Es decir, que si hasta los bebés fumaran, la cuota diaria de cada uno de los habitantes del departamento sería de casi un cigarrillo y medio.

31 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Si el daño fuera exclusivamente para los fumadores, pues cada uno respondería por sus propios actos. Pero las chimeneas humanas terminan afectando a los no fumadores en los sitios públicos y entonces se podría hablar de que más del 50 por ciento de los 3 600.000 habitantes del Valle del Cauca terminan recibiendo las consecuencias del cigarrillo.

Esto en razón de que pese a las disposiciones que existen para controlar la contaminación ambiental provocada por el humo del cigarrillo, los derechos del no fumador no se respetan.

En el Valle del Cauca se consume un promedio anual de 1 800.880.000 unidades de cigarrillos nacionales y 7 960.000 unidades de cigarrillos extranjeros.

Y aunque sus efectos nocivos para el cuerpo humano son reconocidos por la población, lograr que se respeten los derechos de los no fumadores es una lucha que apenas está en pañales, según los expertos. El consumo de cigarrillo incrementan en un 70 por ciento el riesgo de morir por enfermedad cardiovascular o cerebrovascular; es la principal causa de cáncer laringeo, de la boca, esófago, vejiga, páncreas, riñón, vesícula, útero y estómago; provoca enfermedades del aparato respiratorio y ocasiona daños en la reproducción y el embarazo, entre otros.

Hoy durante la celebración del Día Mundial Libre de Tabaco o del No fumador, la Secretaría de Salud Municipal presentará la campaña educativa que se desarrollará en las escuelas y colegios de Cali.

Se pretende crear conciencia en los niños y adolescentes entre 10 y 19 años, para que exijan respeto en su espacio de no fumadores y se conviertan en guardianes del medio ambiente.

El Valle se fuma 187 millones de cigarrillos La Secretaría de Salud Municipal iniciará el próximo año lectivo una campaña educativa para los niños y adolescentes de colegios y escuelas. Se les educará para que defiendan sus derechos como no consumidores de cigarrillo.

Aunque el tabaco es nocivo para la salud y en el país existen un decreto, una ley, dos resoluciones y un código de Policía Nacional, y en Cali hay un Acuerdo Municipal para ejercer un control sobre su consumo en sitios públicos, lograr el respeto de los no fumadores todavía está en pañales .

Hoy se celebra el Día Mundial Libre de Tabaco y sin embargo son muchos los ciudadanos que por calles y avenidas, en vehículos públicos, en recintos cerrados, públicos y privados, se resisten a aceptar que hacen daño a las personas que los rodean y no son fumadoras activas.

La agresividad y la indiferencia ante unas leyes que no se cumplen son la respuesta para el grupo de personas que no encuentran más que enfermedades al recibir el humo ajeno. Según el registro de enfermedades atendidas en las instituciones de salud pública municipal, las enfermedades respiratorias ocupan el primer lugar de atención y las causas más frecuentes obedecen a la contaminación ambiental provocada por industrias, vehículos y cigarrillos.

Ni siquiera en donde se expiden estas leyes se respetan los derechos del no fumador.

El Concejo Municipal, de donde salió el Acuerdo 28 de 1989 que dicta normas sobre el control de la contaminación ambiental por el hábito de fumar, es uno de los sitios donde más se violan dichas normas. En sus pasillos las chimenas humanas ahogan a visitantes y trabajadores, tanto que algunos sectores del Concejo se conocen como la cueva del humo .

Y aunque las normas dicen que se prohíbe la venta y consumo de derivados del tabaco (cigarrillo, puro y picadura para pipa) en coliseos cubiertos, salas de cine, teatros, bibliotecas, museos y cualquier recinto cerrado con acceso al público, así como en escenarios deportivos, solo basta asistir a algún espectáculo para encontrar los dinosaurios fumadores que se niegan a extinguirse.

Gabriela Cadavid, coordinadora del Programa de Control y Prevención del Tabaquismo de la Secretaría de Salud Municipal, dice que el consumo de cigarrillo pese a que no es tan aceptado como en tiempos anteriores, continúa siendo un permanente dolor de cabeza para los expertos en salud. En el valle se consume un promedio anual de 180 880.000 unidades de cigarrillos nacionales y 7 960.000 unidades de cigarrillos extranjeros.

Aunque no se ha determinado un número específico de los consumidores de cigarrillo en la ciudad o el Departamento, por la rotación que tiene ese vicio, para los profesionales la mayor preocupación es la alta incidencia que existe actualmente sobre la población adolescente.

Recientes estudios sobre la salud mental de los jóvenes escolarizados del Valle del Cauca mostraron que un 10 por ciento de esta población entre los 14 y 19 años consume cigarrillo. La causa de este fenómeno, dice Cadavid, obedece con frecuencia a que los jóvenes imitan modelos que encuentran en la publicidad, los hogares y los amigos creyendo encontrar cierta independencia.

Por esta razón, la Secretaría de Salud Municipal implementará a partir del próximo año lectivo una campaña educativa y preventiva en los colegios de Cali. El objetivo es promover en las nuevas generaciones la iniciativa de exigir el respeto de su espacio como no fumadores y convertirlos en guardianes del medio ambiente, dice Cadavid.

Según los expertos, es necesario crear conciencia en la comunidad sobre el riesgo que representa el consumo de cigarrillo y el perjuicio que ocasiona a las personas que comparten su entorno.

Las investigaciones muestran que el consumir tabaco incrementa en un 70 por ciento el riesgo de morir; aumenta del 26 al 90 por ciento la posibilidad de morir por enfermedad cardiovascular o cerebrovascular; es la principal causa de cáncer laringeo, de la boca, esófago, vejiga, páncreas, riñón, vesícula, útero y estómago.

Provoca la bronquitis crónica y el incremento de enfermedades agudas del aparato respiratorio; ocasiona daños en la reproducción y el embarazo; problemas gástricos; intoxicación del sistema nervioso y enfermedades odontológicas, entre otras.

- NicotinaAsociado con los problemas cardiovasculares Crea adicción - AlquitránAsociado con el cáncer de pulmones, boca, laringe, páncreas y esófago - AmoníacoAlergias en las nariz y la garganta - Monóxido de carbonoAsociado con problemas cardiovasculares; afecta el sistema circulatorio - Gases calientesDestruye las cilias (vellocidades) necesarias para limpiar los pulmones Efectos del humo sobre los fumadores pasivos Mayor incidencia del cáncer pulmonar en cónyuges de fumadores. Aumenta el riesgo 30 veces más que en las personas no expuestas a la contaminación del humo.

Irritación ocular, dolor de cabeza, malestar nasal, tos, náuseas y síntomas respiratorios.

En niños de padres fumadores se aumentan las enfermedades respiratorias, incluyendo la otitis. Hay alteración de la función pulmonar en los menores.

Influye en el peso del feto. Cuando la madre embarazada es fumadora, el feto pierde más de 200 gramos antes de su nacimiento; también se presenta prematurez, parto patológico y síndrome de muerte súbita.

Los no fumadores expuestos al humo del tabaco presentan residuos de nicotina en la orina.